América Latina y Caribe

A las mujeres peruanas se les sigue negando el derecho al aborto

– Ninguna mujer en el Perú debería tener que morir, ver comprometida su salud física o mental, ser tratada como delincuente o tener un embarazo no deseado por no tener acceso a un aborto, dijo la Dra. Rocío Gutiérrez, matrona que es subdirectora. del Movimiento Manuela Ramos, un centro feminista no gubernamental que trabaja por los derechos de género en este país sudamericano.

En esta nación andina de 33 millones de habitantes, el aborto es ilegal incluso en casos de violación o malformación fetal. Solo es legal por dos razones terapéuticas: para salvar la vida de la mujer embarazada o para prevenir un problema de salud grave y permanente.

Así el Perú va a contracorriente de los avances logrados por la “ola verde”. El verde es el color que simboliza los cambios logrados por el movimiento por los derechos de las mujeres en la legislación de países vecinos como Uruguay, Colombia, Argentina y algunos estados de México, donde se despenalizó el aborto precoz. Estos países se sumaron a las filas de Cuba, donde es legal desde hace muchos años.

“No le dije a mis padres porque son muy católicos y me hubieran obligado a seguir adelante con el embarazo, siempre me decían que el aborto era algo malo. Pero comencé a pensar en cómo el embarazo cambiaría mi vida y No sentí que pudiera criar a un niño en ese momento». – Fátima Guevara

Pero América Latina sigue siendo una de las regiones más punitivas en materia de aborto, con algunos países que no reconocen el derecho de las mujeres a tomar decisiones sobre su embarazo bajo ninguna circunstancia. En El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Haití es ilegal en todos los casos, y en algunos casos se imponen severas sanciones.

En el caso de Costa Rica, Guatemala, Perú y Venezuela, en tanto, el aborto está permitido en muy pocas condiciones, y hay más circunstancias en las que es legal en Bolivia, Brasil, Chile y Ecuador.

“En el Perú 50.000 mujeres son atendidas anualmente por complicaciones relacionadas con el aborto en los establecimientos de salud pública”, dijo el Dr. Gutiérrez con . “Este no es el número total de abortos en el país, sino el número de mujeres que llegan a los servicios públicos de salud por emergencias o complicaciones”.

La matrona habló con desde Buenos Aires, donde participó de la XV Conferencia Regional de la Mujer, realizada del 7 al 11 de noviembre en la capital argentina.

Gutiérrez explicó que los casos atendidos son solo la punta del iceberg, pues por cada aborto complicado con hemorragia o infección atendido en un centro de salud, al menos siete se realizaron sin complicaciones.

Si se multiplican por siete los 50.000 casos atendidos por complicaciones, en el Perú se practican cada año la impactante cifra de 350.000 abortos clandestinos e inseguros.

La doctora lamentó la falta de estadísticas oficiales sobre un fenómeno que afecta la vida y los derechos de las mujeres «de manera irreversible, con daños a la salud y la muerte».

Gutiérrez dijo que otro gran impacto es la criminalización de las mujeres que abortan, debido a los malos tratos por parte del personal de salud que no solo las juzga y culpabiliza, sino que también las denuncia a la policía.

La comadrona Rocío Gutiérrez (C), subdirectora del Movimiento Feminista Manuela Ramos, junto a dos compañeras activistas con pañuelos verdes -representando la lucha por los derechos reproductivos- durante la XV Conferencia Regional de la Mujer realizada el mes pasado en la ciudad de Buenos Aires . AMIGOS: Cortesía de Rocío Gutiérrez

En virtud del artículo 30 de la Ley General de Salud del Perú, No. 26842, los médicos que atienden un caso de supuesto aborto ilegal están obligados a presentar una denuncia policial.

Gutiérrez también se refirió a que los embarazos no deseados tienen múltiples consecuencias en la vida de las mujeres, especialmente de las niñas y adolescentes, en un país sexista como el Perú, donde las mujeres muchas veces no tienen derecho a tomar decisiones sobre su sexualidad y su salud se reproduce.

Curando las heridas de la maternidad no deseada

A los 19 años, Yomira Cuadros ya era madre de dos hijos. No planeó ninguno de los embarazos y solo los llevó adelante por presiones de su pareja.

En 2020, según datos oficiales, el 8,3 por ciento de las adolescentes entre 15 y 19 años ya eran madres o quedaron embarazadas en Perú.

Cuadros, cuyos padres son médicos y que viven en una familia de clase media, dijo que nunca imaginó que su vida resultaría tan diferente de lo que había planeado.

“La primera vez fue porque no sabía de anticoncepción, tenía 17 años. La segunda vez falló el método anticonceptivo y pensé en abortar, pero no pude”, dijo Cuadros a .

En ese momento, estaba en una relación con un chico mayor del que se sentía muy dependiente emocionalmente. “Tomé una decisión (de interrumpir el embarazo), pero él no quería, me dijo que no lo hiciera, la presión era como un chantaje y yo tenía miedo de seguir adelante con el embarazo”, dijo.

Su salud mental se ve afectada cuando toma esa decisión bajo coacción. Hoy, a sus 26 años, reflexiona sobre la importancia de que a las mujeres se les garanticen las condiciones para decidir libremente si quieren ser madres o no.

Activistas peruanas hacen topless para exigir el derecho al aborto legal, durante una manifestación en calles de la capital el 8 de marzo de 2018. CORTESÍA: Mariela Jara/

En su caso, aunque contó con el apoyo de su madre para obtener un aborto seguro, el poder que tenía su pareja en ese momento era más fuerte sobre ella.

“Es un shock ser madre cuando no lo planeas, te sientes sola, es muy difícil. No sentía que la maternidad fuera algo hermoso y no quería ver lo mismo con mi segundo embarazo, así que pensé en terminarlo”, dijo.

En esa situación no deseada, cayó en una profunda depresión y estaba tomando medicamentos, y todavía hoy está en terapia.

“Pasé de ser un adolescente a un adulto con responsabilidades que nunca imaginé. Es como si nunca hubiera pasado por el proceso de duelo adecuado por todo lo que tuve que hacer, y sé que me va a afectar porque nunca dejaré de ser madre”, dijo.

Aclaró que “no es que no quiera ser madre ni que odie a mis hijos”, y agregó que “a medida que siga aprendiendo a sobrellevarlo, me iré mejorando, es que no era Correcto. tiempo.»

Ella y sus dos hijos, de nueve y siete años, viven con sus padres y su hermano en un departamento en el municipio de Pueblo Libre, en la capital de Perú. Se ha matriculado en la universidad para estudiar psicología y asume que solo verá sus sueños hacerse realidad poco a poco.

“No son lo que pensé que serían, pero está bien”, dijo con una nueva confianza de la que está orgullosa.

Gutiérrez dijo que más del 60 por ciento de las mujeres en Perú tienen un embarazo no planificado en algún momento de sus vidas y argumentó que las políticas de planificación familiar del gobierno se quedan cortas.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática informó que la tasa de fecundidad total en Perú en 2021 sería de un promedio de 1,3 hijos si se evitaran todos los nacimientos no deseados, en comparación con la tasa real de 2,0 hijos, casi un 54 por ciento más de estatura que la tasa de fecundidad deseada. . .

“Hay una serie de factores que conducen a embarazos no deseados, como la falta de educación sexual integral en las escuelas, y la falta de métodos anticonceptivos y planificación familiar oportuna para las mujeres en toda su diversidad, que se han agudizado durante la pandemia. Y por supuesto, la correlación es el acceso al aborto legal y seguro”, dijo Gutiérrez.

Lamentó que en Perú se ha avanzado poco o nada en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, incluido el acceso al aborto legal seguro y gratuito, a pesar de la lucha de las organizaciones y movimientos feministas en un país que exigía la despenalización de los casos. violación, inseminación artificial sin consentimiento, transferencia de óvulos no consentida o malformación incompatible con la vida.

La estudiante universitaria Fátima Guevara decidió interrumpir un embarazo no deseado cuando tenía 19 años. Cuatro años después, está convencida de que fue la decisión correcta, en cuanto a sus planes de vida. La joven contó su historia en casa de una amiga, donde pudo hablar abiertamente al respecto, en Lima, Perú. AMIGOS: Mariela Jara/

La oscuridad del aborto ilegal

Debido a la oscuridad que rodea al aborto, Fátima Guevara, ante un embarazo no deseado a los 19 años, decidió utilizar Misoprostol, un medicamento seguro incluido en los métodos adoptados por la Organización Mundial de la Salud para evitar la interrupción del embarazo.

“A mis padres no les dije porque son muy católicos y me obligaban a seguir adelante con el embarazo, siempre me decían que el aborto era algo malo. Pero empecé a pensar en cómo el embarazo cambiaría mi vida y en ese momento no sentía que podría criar un hijo», dijo a en una reunión en casa de una amiga en Lima.

Dijo que ella y su pareja carecían de información adecuada y que obtuvo el medicamento a través de un tercero, pero lo usó incorrectamente. Se volvió hacia su hermano, quien la llevó a hacerse un ultrasonido primero. “El latido fetal me perturbaba, me sentía culpable, pero seguí con mi decisión”, dijo.

Después de recibir las instrucciones adecuadas, pudo completar el aborto. Y hoy, a los 23 años, a punto de terminar la carrera de psicología, no tiene dudas de que fue lo correcto.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba