Norte América

Acuerdo USMCA: ¿Hacia unas nuevas relaciones económicas en América del Norte?

– La visita del Vicepresidente de Estados Unidos a México el 8 de junio abordó varios temas de la agenda bilateral. El tema de la migración fue particularmente importante en los medios, pero la Sra. Harris también le dio protagonismo al tema laboral. Sus nombramientos merecen algunos comentarios.

En su reunión con líderes laborales, activistas y expertos, así como en una conferencia de prensa, la vicepresidenta argumentó que el gobierno de Biden es «uno de los sindicatos más pro-trabajadores y pro-sindicatos en la historia de Estados Unidos». Se ha comprometido públicamente a apoyar la organización de sindicatos y la negociación colectiva en Estados Unidos y México. Argumentó que hay una coincidencia con la administración del presidente López Obrador y que esta visión común traerá mayor prosperidad económica y mejorará la calidad de vida de los trabajadores de ambas naciones. Argumentó, hasta cierto punto, sobre los beneficios de la negociación colectiva y la negociación colectiva, dijo, que tiene resultados «justos» para ambas partes, empleados y empleadores. Nuestro objetivo, dijo, es que el nuevo enfoque, establecido en el USMCA (Unión de Comercio de EE. UU., Canadá y México, que reemplazó al TLCAN), cambie “buenos empleos en ambos lados de la frontera”. Posteriormente, se anunció un complemento presupuestario de $130 millones para apoyar asistencia técnica y programas para implementar la reforma laboral mexicana y erradicar el trabajo infantil y adolescente. Este aumento está vinculado a los $ 610 millones ya previstos para los mismos fines. De estos, 100 millones se invertirán en los próximos seis meses.

Canadá, el tercer socio del T-MEC, anunció a través de su embajador en México el 2 de junio que su gobierno destinará $27 millones para programas que permitan cambios en las prácticas laborales, promoción e implementación de la reforma. Eso, dijo, es para apoyar a los trabajadores mexicanos y promover sindicatos democráticos.

La política estadounidense se compuso sólo de palabras y dinero. Actualmente, ya hay dos denuncias por motivos laborales adoptadas formalmente por el gobierno de Biden al más alto nivel bajo el mecanismo propuesto por el T-MEC (USMCA). Como dijo la representante comercial Katherine Tai, quien dirigió la denuncia, ahora se trata de «proteger a los trabajadores en casa y en el extranjero».

Una de las denuncias se refiere a un conflicto en una empresa llamada “Tridomex”, una fábrica de autopartes ubicada en Matamoros (ciudad de la frontera norte), donde dicen que se vio gravemente afectada la negociación colectiva y la libre asociación. La investigación está en curso y si, de hecho, se encontraran estos defectos, habría que repararla o, en su caso, imponer sanciones a la empresa, incluidos aranceles adicionales o prohibiciones a sus exportaciones. Cabe señalar que esta empresa con sede en Filadelfia es una subsidiaria de Industrias Cardone dedicada a la fabricación de autopartes. Este es un buen ejemplo de una maquiladora, el tipo de taller clandestino en el que hay violaciones sistemáticas de los derechos laborales y falta de sindicatos representativos y contratos colectivos legítimos (con el apoyo de los trabajadores) durante muchos años.

Esta fue la segunda denuncia en un mes presentada formalmente por las autoridades estadounidenses. El primero fue contra la planta de General Motors, en la que operan más de seis mil personas, ubicada en Silao, Guanajuato. También encontraron graves irregularidades cometidas durante un proceso de votación establecido para determinar si los trabajadores estaban apoyando un contrato negociado por una antigua asociación corrupta. El escándalo llegó incluso al Congreso de los Estados Unidos; una comisión especial afirmó que la empresa no debería involucrarse en asuntos sindicales.

La nueva política comercial de Estados Unidos es un cambio importante. Durante muchos años Washington ha estado defendiendo a toda costa a sus empresas e inversores, apoyando medidas represivas contra los trabajadores, la intervención directa de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), e incluso la violencia contra gobiernos que han tratado de ser favorables, como dijo la Sra. Harris. para los trabajadores y sus organizaciones. La administración estadounidense nunca se ha solidarizado con los sindicatos y la protección laboral, más que eso, cuando los trabajadores luchan con los equipos fabricados por las filiales de grandes consorcios manufactureros ubicados fuera de su territorio.

Este importante cambio se debe a varias razones, incluida la fuerte presión de los sindicatos. La vicepresidenta hizo clara referencia a esta situación cuando se dirigió a activistas laborales mexicanos. Aparentemente, se ha abierto una brecha política en esa nación, en la que o bien se instaura un gobierno con una línea progresista para el trabajo; o es simplemente una elección ultraconservadora de la justicia republicana en la que Trump siempre ha sido la figura central. Representaciones como Obama o Clinton no parecen ser una buena alternativa en este momento.

Sin embargo, no está claro hasta dónde llegará la nueva dirección de la administración Biden. Dentro de su propio partido hay resistencia a algunos de los cambios propuestos por el presidente, como la reforma fiscal. En el caso de México, aún no sabemos qué pasará con las empresas que desde hace tiempo niegan su responsabilidad por vulnerar los derechos laborales. ¿Aceptarán los altos directivos de las empresas cambiar sus esquemas laborales y empezar a negociar con los trabajadores en términos justos, como dijo el vicepresidente, o seguirán “haciendo negocios como siempre” con diversas maniobras legales? Si se impusieran sanciones, ¿preferirían decidir salir de México y regresar a EE. UU.? Esta última opción puede ser bienvenida y apoyada por el gobierno de los Estados Unidos.

A pesar de estas incertidumbres y los daños causados ​​por la pandemia, incluida la lenta recuperación de la economía mexicana, la nueva política comercial de EE. UU. permite que México cambie sus relaciones con sus socios comerciales. La llamada “ventaja comparativa” basada en salarios muy bajos y malas condiciones laborales en México ha sido hasta ahora un factor importante para atraer inversión extranjera. Para cambiar este esquema, el gobierno de López Obrador necesita no solo una mayor vigilancia de las leyes laborales como lo exigen sus socios comerciales y parte del T-MEC. A mediano plazo, tendría que proponer una nueva política industrial que atrajera la inversión extranjera, al mismo tiempo que elevaba los salarios y los beneficios contractuales. Para que esto suceda, para no tentar a las empresas extranjeras a retirarse del territorio mexicano, el gobierno tendría que ofrecer incentivos basados ​​en infraestructura más moderna; mejor calidad para la mano de obra; y más recursos para la investigación y el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

A mediano y largo plazo, un nuevo acuerdo con Estados Unidos y Canadá significaría una mejora continua en los salarios de la clase trabajadora mexicana. Mucho más ambicioso que lo previamente acordado en el T-MEC o USMCA: se necesita un nuevo esquema de cooperación al desarrollo. Un nuevo tipo de relación entre empresas de capital extranjero y trabajadores mexicanos, basado en mejores empleos, respaldado por los gobiernos de las tres naciones, sólo sería viable si descansa en un incremento sostenido de la productividad. Y esto último requeriría un aumento material de la inversión basada en tecnologías y procesos de producción modernos.

Cambiar esto requeriría un momento y un entorno político favorables en la región de América del Norte. Soplan nuevos vientos, pero no está claro si llegarán lo suficientemente lejos.

saulescobar.blogspot.com

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba