América Latina y Caribe

Convertir residuos agroindustriales en energía en Argentina

– Son una extraña vista a través de un enorme cilindro de hormigón con techos de membrana inflados en el parque industrial de Zárate, un mundo fabril a 90 kilómetros de Buenos Aires por el que entran y salen camiones pesados ​​todo el día. Están en el corazón de una planta que está por comenzar a producir energía a partir de residuos agroindustriales, por primera vez en Argentina.

“Esta es la primera planta en generar biogás a partir de residuos de la industria alimentaria. Por ejemplo, grasas de empresas lácteas o sobras de plantas procesadoras de carne donde se procesan carnes de res, pollo y cerdo”, dice Ezequiel Weibel, uno de los socios de la empresa que diseñó y ejecutó el proyecto, con .

“Hasta ahora, hemos experimentado en este país la producción de biogás utilizando efluentes de ganado o residuos de cultivos, pero no otro tipo de desechos orgánicos”, dice Weibel, mientras recorre el sitio y se refiere al sector rico en bolsas de cerdos enormes. Harina de sangre que acumula reservas.

Weibel es un joven ingeniero agrónomo que creó la empresa BGA Energía Sustentable en 2011 junto a su compañero de estudios Martín Pinos, con el apoyo de IncUBAgro.

IncUBAgro es un programa de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que impulsa proyectos innovadores orientados a la solución de problemas agropecuarios, ambientales y productivos.

Los tres colectores de biomasa de la planta tienen una capacidad de 12.000 metros cúbicos y recibirán aproximadamente 146 toneladas húmedas y 35 toneladas secas por día de residuos de la oriental provincia de Buenos Aires. En los enormes tanques se almacenarán los desechos sin oxígeno para que las bacterias puedan hacer su trabajo.

La materia orgánica se somete a un proceso de descomposición acelerada, que se convierte en biogás, que consta de 60 por ciento de metano y 40 por ciento de dióxido de carbono.

Luego, el biogás se alimentará a un generador que produce electricidad y lo inyecta a la red eléctrica nacional, que lo distribuirá a nivel nacional. La planta, con una capacidad instalada de 1,5 megavatios (MW), ya se completó y solo espera la aprobación final de la burocracia para comenzar a operar.

La planta está ubicada al final de un corto camino de terracería a unos 10 kilómetros de la carretera a Buenos Aires, dentro del partido de Zárate, a orillas del río Paraná, en un terreno de una hectárea y media.

Ezequiel Weibel (izq.) y Ezequiel Tamburrini de pie con dos de los tres biomotores de fondo en Zárate, a 90 kilómetros de la capital argentina, que convertirán residuos de la industria agroalimentaria en biogás. AMIGOS: Daniel Gutman /

Mejor solución para la gestión de residuos orgánicos

«Esta es una empresa familiar creada por mi padre», dijo a Agustín Patricio, accionista de Eittor, empresa propietaria de la planta. “Llevamos más de 20 años tirando residuos industriales. Los desechos orgánicos se usaban principalmente para generar compost, para usarlo como fertilizante… aunque sabíamos que se podía usar para producir energía”.

A través de ferias internacionales, la empresa busca desde hace varios años soluciones para el reciclaje y reutilización de residuos para la producción de energía desarrolladas en países como Italia y Alemania.

“Somos más conscientes de la escasez de energía y la contaminación que provoca su generación y uso, y creemos que la idea de producir biogás con residuos orgánicos es una mejor solución”, dice Patricio.

La oportunidad de concretar el proyecto llegó con la adopción de políticas públicas a favor de la transferencia de energía en Argentina -que durante mucho tiempo dependió de la producción de gas natural y petróleo- mucho más tarde que en otros países de la región.

En septiembre de 2015 el Congreso dio una importante señal a favor de las energías limpias al aprobar una ley para promover las fuentes renovables de electricidad.

La nueva ley fijó el objetivo de que el 20 por ciento de la electricidad de Argentina provenga de fuentes renovables para 2025. También decidió que las fuentes renovables serían una prioridad, por lo que son las primeras en inyectarse a la red cuando hay diferentes fuentes disponibles.

En consecuencia, los días en que la demanda es menor, el porcentaje de energía renovable es mayor. Según cifras oficiales, el pico histórico se produjo el 26 de septiembre de 2021, cuando el 28,84 por ciento del consumo eléctrico se cubrió con energías renovables.

Este generador de electricidad será alimentado por biogás producido a partir de residuos agroindustriales. La planta de la empresa Ettor, ubicada en el municipio de Zárate, se conectará al sistema eléctrico nacional argentino. Las renovables aportaron el 13% del consumo eléctrico de Argentina en 2021. AMIGOS: Daniel Gutman /

Primavera Renovar

Con el impulso de la nueva ley, el gobierno -entre 2016 y 2018- lanzó el Programa Renovar, que convocó a tres licitaciones para construir proyectos de energía renovable.

El mayor incentivo para los inversionistas privados fue garantizar la compra de energía eléctrica a un plazo fijo de 20 años a una tasa fija en dólares y se constituyó un fondo para garantizar el pago, con garantías del Banco Mundial, Banco Argentino de Inversiones y Comercio Exterior . y otras agencias de crédito internacionales y nacionales.

Así, las energías renovables, que aportaban una parte insignificante de la electricidad argentina hasta 2015, experimentaron un crecimiento explosivo a partir de 2016, al punto de cubrir el 13 por ciento de la demanda total en 2021, según datos oficiales del Ministerio de Energía.

Hoy, el país opera 187 proyectos de energía renovable con una capacidad instalada total de 5182 MW. La mayoría se relaciona con la energía eólica (74 por ciento), seguida de la energía solar (13 por ciento), pequeños proyectos hidroeléctricos de hasta 50 MW (siete por ciento) y bioenergía (seis por ciento), como la planta Zárate, que fue uno de los adjudicatarios. en la última de las tres ofertas del Programa Renovar.

El sistema eléctrico argentino tiene una capacidad total de casi 43.000 MW y continúa sustentando principalmente centrales térmicas de gas natural y petróleo y grandes centrales hidroeléctricas.

Sin embargo, la breve primavera de las energías limpias en Argentina ha terminado: actualmente no hay nuevos proyectos de energías renovables.

Además, este año se cancelaron 33 proyectos adjudicados bajo el programa que no se iniciaron por falta de financiamiento.

“El Programa Renovar ha sido exitoso desde su lanzamiento hasta 2018, cuando azotó Argentina la severa crisis financiera, terminó el crédito externo y el gobierno recurrió al Fondo Monetario Internacional”, dijo Gerardo Rabinovich, vicepresidente del Instituto Argentina de Energía General Mosconi, una centro de investigación privado, dice a .

Ezequiel Weibel se encuentra dentro de uno de los biocomponedores de la planta de biogás construida por su empresa, BGA Energía Sustentable, en Zárate, en el noreste de Argentina, para el aprovechamiento de residuos agroindustriales. El joven ingeniero desarrolló su emprendimiento de energías renovables con el apoyo de la incubadora de proyectos innovadores de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. AMIGOS: Daniel Gutman /

“Esto significó que los proyectos, incluso algunos de los ya adjudicados, ya no eran financieramente viables. Los inversionistas extranjeros se han ido y no hay mercado de capitales en la Argentina para financiar estos proyectos intensivos en capital”, dice Rabinovich.

El experto señala que la saturación del sistema de transporte eléctrico es un problema adicional, que es especialmente importante en una nación grande como Argentina, donde grandes áreas urbanas se concentran en el centro del país.

Por lo tanto, es poco probable que la planta de Ettor se replique durante mucho tiempo en este país del Corredor Sur, que es la tercera economía más grande de la región después de Brasil y México.

«Esta es una doble solución, porque genera energía y resuelve el problema ambiental de la disposición de residuos», dijo a Ezequiel Tamburrini, jefe de la planta de biogás.

“Yo diría que Argentina no tiene conciencia del problema ambiental de la generación de residuos, y la mayoría de la gente no sabe que con los residuos se puede generar energía. Por eso necesitamos darle visibilidad a este tipo de iniciativas en el país”, dice.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba