América Latina y Caribe

Detenciones arbitrarias en El Salvador golpean a la comunidad LGBTI

– Los allanamientos policiales contra pandilleros en El Salvador, bajo estado de emergencia en el que se han suspendido algunos derechos civiles, también han afectado a miembros de la comunidad LGBTI, y todo apunta a detenciones motivadas por el odio a su identidad sexual.

Cuentas personales recogidas por muestran que algunas de las detenciones por parte de policías tenían una actitud hostil hacia las personas homosexuales y en especial hacia las personas transgénero.

“Casos como este, que muestran el odio hacia las personas homosexuales o trans, están sucediendo, pero las organizaciones realmente no se pronuncian, por el miedo que genera la ‘situación excepcional’”. — Cultura Trans

«Situaciones como esta, que muestran el odio hacia las personas gay o transgénero, están pasando, pero las organizaciones realmente no se están pronunciando, por el miedo que genera la ‘situación excepcional'», dijo un activista a Cultura Trans, una organización con sede en San Salvador. organización de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex), dijo a .

Odio a los homosexuales y a las personas transgénero

El activista, que pidió permanecer en el anonimato, dijo que otro miembro de su organización, un hombre gay llamado Carlos, está detenido desde el 13 de julio, luego de que denunciara el arresto de su hermana Alessandra, una adolescente trans, dos meses antes.

Las autoridades lo acusaron de «asociación ilícita», el cargo utilizado para arrestar a presuntos pandilleros o colaboradores, bajo un estado de emergencia.

“La causa contra Carlos fue escenificada, fue inventada”, dijo la fuente. “Es un activista de derechos humanos en la comunidad trans, tenemos documentos que demuestran que participa en nuestros talleres, en nuestras actividades”.

Un oficial de policía detiene a un joven en San Salvador y revisa su espalda y otras partes de su cuerpo en busca de tatuajes relacionados con pandillas, uno de los elementos utilizados por las autoridades para rastrear a los pandilleros en El Salvador. Desde la declaración del estado de excepción, 58.000 personas han sido detenidas, en muchos casos de forma arbitraria, entre ellas miembros de la comunidad LGBTI. AMIGOS: Policía Nacional Civil

El estado de excepción, por el cual se suspenden algunos derechos civiles, rige en El Salvador desde el 27 de marzo, cuando el gobierno de Nayib Bukele lanzó una cruzada contra las bandas criminales, con el apoyo del poder legislativo, controlado por el Nuevo Fiesta de ideas.

Las pandillas han sido responsables de la mayoría de los delitos cometidos en este país centroamericano durante muchos años.

De acuerdo con la constitución, un estado de excepción puede estar en vigor por 30 días y puede prorrogarse por otros 30. Pero un resquicio legal ha permitido que el gobierno y el Congreso renueven la medida cada mes, bajo el argumento de que ya se ha hecho. durante la guerra civil de 1980-1992.

Esta interpretación sólo podría ser modificada por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. Pero Bukele, con el apoyo de la legislatura, nombró a cinco magistrados cuidadosamente seleccionados para esa cámara en mayo de 2021, en lo que sus críticos dijeron fue el comienzo de un giro hacia el autoritarismo, dos años después de su mandato.

Desde el 27 de marzo, la policía y el ejército han encarcelado a unas 58.000 personas.

En la mayoría de los casos, un juez no ha emitido una orden de arresto, y los arrestos generalmente se basan en los archivos policiales de los pandilleros.

Además, las denuncias anónimas del público a una línea directa establecida por el gobierno aumentan constantemente el número de arrestos.

«El estado de excepción te expone a una fiscalía ineficaz, incapaz de investigar y vincular a las personas con los delitos», dijo a William Hernández, director de Entre Amigos, organización LGBTI fundada en 1994.

Y agregó: “Si un policía decide detener a alguien y denunciar la detención, sale a buscarlo, pero no hay constancia de quién denunció a esa persona, de dónde salió la información, y no hay nadie sabe quién investigó”. . a ellos.»

Entre los 58.000 detenidos hay unas 40 personas de la comunidad LGBTI, según un informe publicado en octubre por Cristosal y otras organizaciones de derechos humanos que monitorean los abusos de las autoridades salvadoreñas bajo el estado de excepción.

Estas organizaciones han recogido unas 4.000 denuncias sobre detenciones arbitrarias y otros abusos, incluida la tortura, cometidos contra los detenidos. Unas 80 personas murieron bajo custodia policial y en prisión.

Carlos es un hombre gay que se pronunció en contra del arresto de su hermana menor Alessandra, una mujer trans que fue arrestada por la policía salvadoreña en mayo, acusada de pertenecer a una pandilla. En julio también fue detenido y hasta ahora se sabe poco sobre su situación, sobre el estado de emergencia en El Salvador, que llevó al encarcelamiento de 58.000 personas. CRÉDITO: Cortesía de Cultura Trans

Homofobia policial

En el caso de Carlos, de 32 años, y su hermana Alessandra, de 18, la información disponible es que fue detenida en mayo en una de las redadas policiales, en un barrio pobre del norte de San Salvador.

Fue detenida porque no tenía cédula de identidad. Ella había cumplido recientemente 18 años, la mayoría de edad, y debería haber recibido el documento, que se requiere para cualquier trámite oficial.

El policía que arrestó a Alessandra le dijo a su madre que solo se la llevarían durante 72 horas y la situación se aclaró.

Sin embargo, algo que pudo haber sido fácilmente investigado y resuelto se convirtió en un calvario para ella y su familia, en especial para su madre, quien padecía varios problemas de salud, dijo la activista Cultura Trans.

“Estaba en las ‘bartolinas’ (calabozos) del Zacamil (comisaría de ese barrio pobre)”, dijo la fuente. “Fuimos a dejarle comida, luego la enviaron a la prisión de Marina. Entendimos que fue golpeada y abusada sexualmente, porque estaba detenida en un centro para hombres”.

Y agregó: “Cuando se llevaron a Alessandra, su madre nos dijo que la policía le dijo a la niña ‘culero, te vamos a llevar para violarte, que te jodan’, y eso fue lo que realmente pasó. ‘Te vamos a criar para que aprendas a no vestirte de mujer'».

Culero es un término ofensivo que se usa en El Salvador contra las personas homosexuales.

En tanto, su hermano Carlos se pronunció en contra de la detención de Alessandra, durante actividades realizadas por la comunidad LGBTI.

En mayo, mientras marchaba contra la «homo-lesbo-transfobia» -el odio a los gays, lesbianas y transexuales- llevaba unos carteles hechos a mano pidiendo la liberación de su hermana de la cárcel.

Las autoridades visitaron la casa de Carlos y también amenazaron con arrestarlo, lo que hicieron el 13 de julio.

Según la fuente, la policía y los fiscales armaron un caso y lo acusaron de asociación ilícita. Piden una pena de 20 años de prisión.

“No es por una asociación ilícita, eso lo sabemos muy bien. Es porque es un activista de derechos humanos en la comunidad LGBTI y porque está exigiendo la liberación de su hermana”, dijo la activista Cultura Trans.

«Queremos que regrese con nosotros, y también a su hermana», dijo.

William Hernández, director de la asociación Entre Amigos, dijo que la policía y la Fiscalía allanan a presuntos pandilleros sin realizar las debidas investigaciones para fundamentar las detenciones o liberar a los detenidos si son inocentes. El gobierno salvadoreño ha estado en una cruzada contra las pandillas desde marzo, pero en el proceso ha habido muchos abusos y detenciones ilegales, según organizaciones de derechos humanos. AMIGOS: Edgardo Ayala/

El subregistro oculta el verdadero número de casos

Según informes de ONG, aunque las 40 personas de la comunidad LGBTI detenidas representan un pequeño porcentaje del número total de personas arrestadas, es posible que los casos de indocumentados no se denuncien, especialmente en las zonas rurales.

“En este país, aunque es pequeño, puede haber casos en zonas remotas de personas que nunca han tenido contacto con una ONG. Son casos que aún son invisibles”, dijo a Catalina Ayala, una mujer trans activista de Diké, una organización LGBTI cuyo nombre hace referencia a la justicia en la mitología griega.

Ayala dijo que aunque personalmente no ha vivido la transfobia de las autoridades en las calles de San Salvador, y su organización no ha recibido reportes concretos de casos como el de Alessandra, no descarta que puedan estar ocurriendo.

“Creo que es algo positivo que las autoridades estén arrestando a pandilleros, pero no a personas que no tienen nada que ver con el crimen o simplemente porque son LGBTI”, dijo.

La abogada de la organización, Jenifer Fernández, dijo que Diké ha brindado asistencia legal a 12 personas de la comunidad LGBTI que han sido detenidas, principalmente por no portar sus documentos de identidad.

En uno de los casos, la policía dijo cosas que podrían interpretarse como transfóbicas, aunque también había una sospecha subyacente, ya que se trataba de una mujer trans sin documento de identidad.

“Era una mujer de 25 años que nunca había tenido un DUI, un documento de identificación, porque tenía disforia de género y tenía miedo de ir a registrarse, miedo de que le pidieran que le cortara el pelo o le quitara el maquillaje. ”, dijo Fernández.

La disforia de género es un sentimiento de incomodidad causado por una discrepancia entre el sexo biológico y la identidad de género y afecta la capacidad de funcionar socialmente.

“El informe de arresto decía que era una pandillera disfrazada de mujer, no sabían quién era, dio un nombre pero no se podía probar sin un DUI”, explicó el abogado.

Pero Fernández agregó que, en general, con excepción o ausencia de un estado de excepción, las mujeres trans sufren más el acoso, la burla y la agresión.

De los 12 casos, 11 individuos fueron puestos en libertad y solo uno sigue bajo custodia porque, según la policía, existen indicios de que la persona pudo haber tenido vínculos con una pandilla, aunque se desconocen los detalles de esos indicios.

Llamado a detener los abusos

El 11 de noviembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por “la persistencia de detenciones masivas y presuntamente arbitrarias” por parte de las autoridades salvadoreñas bajo estado de emergencia.

También denunció el incumplimiento de las garantías judiciales, y pidió al Gobierno «implementar acciones de seguridad ciudadana que garanticen los derechos y libertades establecidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y de conformidad con los estándares interamericanos».

Entre los derechos constitucionales que han sido suspendidos desde que comenzó el estado de emergencia el 27 de marzo están los derechos de asociación y reunión, aunque el gobierno dice que esto solo se aplica a los grupos criminales que se unen para planear delitos.

También restringe el derecho a la defensa y amplía el plazo en que una persona puede ser detenida y puesta a disposición judicial, que la ley salvadoreña fija en tres días como máximo.

El 16 de noviembre, el Congreso, controlado por el oficialismo, aprobó una nueva prórroga del estado de excepción, lo que hacía al final de cada mes.

Los legisladores del Nuevo Pensamiento han dicho que la restricción a los derechos civiles se extenderá todo el tiempo que sea necesario, «hasta que se atrape al último pandillero».

En este país de 6,7 millones de habitantes, se calcula que hay entre 60.000 y 70.000 pandilleros.

El partido de Bukele tiene 56 curules en la legislatura de 84 miembros, y gracias a tres partidos aliados tiene un total de 60 votos, lo que le otorga una clara mayoría.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba