América Latina y Caribe

El racismo daña al pueblo y la democracia en Perú

– No usar el mismo baño, insultar y llamar animales a las personas son solo algunas de las formas cotidianas de racismo que enfrentan las personas en Perú, un país multicultural, multiétnico y multilingüe donde diversas formas de discriminación están arraigadas en su conjunto.

“En las casas donde yo trabajaba siempre me decían: ‘Teresa, este es el baño de servicio, el que tienes que usar’, como si les diera vergüenza que yo usara sus baños”, Teresa Mestanza, de 56 años, quien tiene Trabajó como empleada doméstica en Lima desde que era una adolescente, dijo .

Nació en un pueblo costero del norteño departamento de Lambayeque, donde sus padres se trasladaron desde la empobrecida región vecina de Cajamarca, patria del actual presidente Pedro Castillo, un maestro rural y sindicalista con rasgos indígenas.

De raíces indígenas quechuas, se considera mestiza o mestiza y cree que sus patrones la tratan diferente, haciéndola sentir inferior por el color de su piel.

El 60 por ciento de los 33 millones de habitantes de este país sudamericano se describe como «mestizo», según el Censo Nacional de 2017, el último realizado en Perú.

Por primera vez, el censo incluyó preguntas sobre autoidentificación étnica para brindar datos oficiales sobre la población indígena y afroperuana con el fin de desarrollar políticas públicas dirigidas a cerrar la brecha de desigualdad que afecta sus derechos.

Un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ubica a Perú como el tercer país con mayor población indígena de la región, después de Bolivia y Guatemala.

Teresa Mestanza ha recibido un trato discriminatorio, cuando no francamente vergonzoso, por el color de su piel como trabajadora doméstica en Lima desde que llegó siendo una adolescente de la comunidad quechua en la costa norte de Perú. Ella se define como

Antes de la invasión de los españoles, varios indígenas vivían en lo que hoy es Perú, donde surgió el Tahuantinsuyo, el gran imperio inca. Actualmente existen oficialmente 55 comunidades indígenas diferentes, 51 de la selva amazónica y cuatro de la sierra andina, que conservan sus propias lenguas, identidades, costumbres y formas de organización social.

Según el censo, una cuarta parte de la población se identificó como indígena: 22 por ciento quechua, dos por ciento aymara y uno por ciento indígena amazónico, y cuatro por ciento se autoidentificó como afrodescendiente o negra.

Durante el período colonial español, se traían esclavos de África para realizar trabajos forzados o en el servicio doméstico. No fue sino hasta tres décadas después de la declaración de independencia que el país abolió la esclavitud, en 1854.

Las poblaciones indígenas y afroperuanas históricamente han sido discriminadas en Perú, un país donde tradicionalmente las clases han estado muy segregadas. El Estado no ha atendido sus necesidades y demandas a pesar de los marcos legales que buscan garantizar la igualdad y no discriminación y derechos específicos de las comunidades indígenas.

Esta situación se refleja a nivel cotidiano en el racismo común, problema reconocido por más de la mitad de la población (52 por ciento) pero aceptado como tal por sólo el ocho por ciento, según una encuesta nacional realizada por el Ministerio de Cultura en 2018.

Sófia Carrillo es una periodista, activista y feminista antirracista y afroperuana orgullosa de sus raíces, que enfrentó el racismo desde joven y pese a ello Forbes Perú hizo una lista de las mujeres más influyentes del país este año. AMIGOS: Amnistía Internacional

«El racismo se deja de lado porque duele menos»

Periodista, activista y locutora de radio y televisión elegida por la revista Forbes Perú como una de las 50 mujeres más poderosas del país este año, Sofía Carrillo afroperuana se enorgullece de sus raíces que ha enfrentado muchos obstáculos y “no”. » desde la niñez.

“Por ejemplo, no me veían como una chica inteligente porque era afrodescendiente y los negros no eran considerados inteligentes. Y eso lo mostraron en la televisión y me creó una gran rebeldía”, dijo a en Lima.

Solo tenía dos opciones frente a estos mensajes. “O te lo crees o te enfrentas a la situación y la usas como una oportunidad para demostrar que no es verdad. No debería tener que probarme más que los demás, pero en un país tan racista y sexista como este, ese fue el desafío que asumí y fue lo que me motivó en cada etapa de mi vida”, dijo.

En su casa, el racismo no era un tema tabú y se discutía. Pero no fue así en la familia extensa de primos y tíos “porque es mejor no estar al tanto de la situación, para que no duela menos; es una forma de protegerse”, dijo Carrillo.

“No es raro que los afrodescendientes digan que ni siquiera se sienten afectados por el racismo o la discriminación, porque también nos enseñaron esto en nuestras familias: que si lo reconoces te afecta, pero si lo dejas tú mismo. . Eso no sucede, por lo que es mucho más fácil de manejar”, ​​dijo.

Sus experiencias como mujer negra incluyeron ser insultada desde niña y ser acosada sexualmente en espacios públicos, en el transporte, en la calle, «para ser vista como sexual, para ser deshumanizada», dijo.

También tuvo que lidiar con prejuicios sobre sus habilidades en el lugar de trabajo. Y aunque nunca dejó de alzar la voz de protesta, le molestaba.

“Ahora puedo admitir que afectó mi salud mental, que me llevó a períodos de profunda depresión. No entendía por qué, cuáles eran las razones, porque también tratas de ocultarlo, tratas de enterrarlo muy adentro. Pero me di cuenta de que una forma de sanar es hablar de mis propias experiencias”, dijo Carrillo.

Enrique Anpay tiene 24 años y terminó el año pasado sus estudios universitarios en Lima, donde vivió hechos racistas que aún lo duelen. En la imagen se le ve cargando el cordero de su abuela en la comunidad campesina de Quechua en Pomacocha, de donde es, en la región de los Andes centrales de Perú. AMIGOS: Cortesía de Enrique Anpay

El racismo hasta el punto de llamar animales a las personas.

Enrique Anpay Laupa, de 24 años, estudió psicología en una universidad de Lima, gracias al programa de becas del gobierno Beca 18, que ayuda a estudiantes de alto rendimiento que viven en la pobreza o la pobreza extrema.

Originario de la comunidad rural de Pomacocha, compuesta por alrededor de 90 familias indígenas quechuas en la región del altiplano andino central de Apurímac, todavía le cuesta hablar del racismo que vivió durante su estancia en Lima, hasta que se graduó el año pasado.

Habló a desde la localidad de Andahuaylas, en Apurímac, donde ahora vive y ejerce como psicólogo. “En 2017 tuvimos 200 becarios ingresando a la universidad, más que otros años, y notamos malestar entre los estudiantes limeños”, dijo.

«Dijeron que los baños estaban más sucios desde que entramos, que se estaban perdiendo cosas, como computadoras portátiles… Me sorprendió mucho, era un tema de color de piel», dijo.

Durante una iniciativa grupal, un estudiante de la capital incluso le dijo «detente, lama» cuando hizo un comentario. (La llama es un camélido sudamericano domesticado de la región andina de Perú).

“Me quedé callado y nadie más dijo nada tampoco”, dijo Anpay. Aunque prefirió no dar más detalles, su experiencia anterior lo llevó a animar a su hermano menor a interrumpir Beca 18 y empujarlo a estudiar en la universidad pública de Andahuaylas.

Mujeres afroperuanas participan en una manifestación festiva exigiendo respeto a sus derechos, en las calles de Lima en el Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo de 2022. AMIGOS: Cortesía de Lupita Sánchez

El racismo afecta a todo el país

El racismo se siente como una experiencia personal pero afecta a comunidades enteras ya todo el país.

Carrillo dijo: “Esto lo podemos ver en los niveles de pobreza: el último censo, de 2017, muestra que el 16 por ciento de las personas que se identifican como ‘blancos’ y ‘mestizos’ viven en una pobreza relativa con la población afroperuana. , donde la pobreza ronda el 30 por ciento, población indígena amazónica (40 por ciento) y población indígena andina (30 por ciento).

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática sobre la evolución de la pobreza entre 2010 y 2021 mostró que afectaba a la población que hablaba una lengua materna nativa, es decir, a los indígenas.

El porcentaje de esta parte de la población en situación de pobreza y pobreza extrema fue del 32 por ciento, ocho puntos porcentuales superior al 24 por ciento registrado para la población cuya lengua materna es el español.

Carrillo consideró necesario reconocer el racismo institucional, entenderlo como un problema público que afecta a personas y personas históricamente discriminadas y excluidas, que tienen derecho a compartir todos los espacios y a su plena realización, con base en los principios de igualdad y no -discriminación.

Criticó a las autoridades por considerar el racismo solo en términos de acciones punitivas en lugar de considerar una política integral basada en la prevención para evitar que se reproduzca y transmita de generación en generación, lo que incluiría una educación antirracista que agregue valor a lo agregado. . por cada una de las diferentes comunidades en la construcción del Perú.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba