América Latina y Caribe

Empresas dirigidas por trabajadores, parte del paisaje argentino en crisis

– “Solo queríamos seguir trabajando. Y si bien no hemos llegado tan lejos como queremos, sabemos que podemos”, dice Edith Pereira, una mujer bajita y enérgica que camina por los pasillos de Farmacoop, en el sur de la capital argentina. Orgullosa afirma que es “el primer laboratorio farmacéutico del mundo en recuperar a sus trabajadores”.

Pereira comenzó a trabajar en el laboratorio de Roux Ocefa en Buenos Aires en 1983. En su apogeo, más de 400 empleados trabajaban en dos turnos de nueve horas, recuerda en conversación con .

Pero en 2016 el laboratorio colapsó en una crisis que marcó el primer retraso en el pago de salarios y poco tiempo después los dueños sacaron la maquinaria, desocuparon y abandonaron la empresa.

Los trabajadores enfrentaron el desastre con una lucha que incluyó tomar la planta durante varios meses y que terminó en 2019 con la creación de Farmacoop, una cooperativa de más de 100 socios, que hoy vuelve a poner en pie el laboratorio.

De hecho, durante lo peor de la pandemia, Farmacoop desarrolló pruebas rápidas de antígenos para la detección de COVID-19, en alianza con científicos del gubernamental Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), la organización líder en el sector.

Farmacoop es parte de un poderoso movimiento en Argentina, según reconoció el gobierno, que lanzó a principios de este mes el primer Registro Nacional de Empresas Recuperadoras (ReNacER), con el objetivo de conocer en detalle un sector que incluye, según estimaciones oficiales . más de 400 empresas y alrededor de 18.000 puestos de trabajo.

La presentación del nuevo Registro la hizo una cooperativa petrolera que procesa soja y semillas de girasol en las afueras de Buenos Aires, construida sobre los restos de una empresa que se declaró en quiebra en 2016 y despidió a sus 126 trabajadores no remunerados.

Edith Pereira (sentada) y Blácida Benítez, dos integrantes de Farmacoop, un laboratorio abastecido por sus trabajadores en Buenos Aires, aparecen aquí en el área de producción. Se trata del ex laboratorio Roux Ocefa, que quebró en la capital argentina y se quedó con una gran retribución para sus trabajadores. AMIGOS: Daniel Gutman /

El acto estuvo presidido por el presidente Alberto Fernández, quien manifestó su intención de “convencer a la Argentina de que la economía es común, que llegó para quedarse, que es valiosa y que hay que darle las herramientas para seguir creciendo”.

Fernández dijo en su momento que el movimiento de empresas de recuperación de trabajadores en el país nació en 2001, a raíz de la brutal crisis económica y social que asoló la presidencia de Fernando de la Rúa.

“Uno de cada cuatro argentinos estaba sin trabajo, la pobreza había llegado al 60 por ciento y una de las dificultades era que las empresas se estaban cayendo a pedazos, los dueños se habían ido y la gente que estaba trabajando en esas empresas tratando de seguir produciendo”, dijo.

“Fue entonces cuando empezaron a surgir las cooperativas, para que los desempleados se juntaran y siguieran trabajando, a veces en las empresas abandonadas por sus dueños, a veces en la calle”, dijo el presidente.

Dos técnicos empaquetan productos en el laboratorio de Farmacoop, una cooperativa que anteriormente llevó a algunos de los trabajadores quebrados de la empresa a su recuperación a través de la autogestión, una fórmula creciente en Argentina contra el cierre de empresas durante las crisis económicas en curso. AMIGOS: Cortesía de Farmacoop

Compleja realidad social

Más de 20 años después, este país de América del Sur con 45 millones de habitantes está nuevamente en condición social, o incluso más de lo que alguna vez estuvo.

La nueva era comenzó con una década de crecimiento, pero hoy Argentina vive más de 10 años de estancamiento económico, que ha dejado su huella.

La pobreza, según datos oficiales, se ubica en el 37 por ciento de la población, en el contexto de una inflación anual del 60 por ciento, que socava sostenidamente los ingresos de las personas y golpea con mayor dureza a los más vulnerables.

Las últimas estadísticas del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social muestran que 12,43 millones de personas están formalmente ocupadas, lo que en términos reales -debido al crecimiento de la población- es inferior a los 12,37 millones de empleos registrados formalmente en enero de 2018.

“Yo diría que llevamos 40 años destruyendo empleo e industria en Argentina, independientemente de la orientación del gobierno. Por eso entendemos que las empresas adquiridas por los trabajadores, como mecanismo de protección del empleo, seguirán existiendo”, dice Bruno Di Mauro, presidente de la cooperativa Farmacoop.

«Es una especie de resistencia a las críticas de exclusión del sistema laboral que sufren nuestros trabajadores», dice a .

“El que abandona cualquier premio”, reza la bandera desplegada por algunos miembros de la cooperativa Farmacoop en la Plaza de Mayo del centro de Buenos Aires, durante el largo conflicto laboral con los ex dueños que dejó en quiebra a la farmacéutica. Los trabajadores lo recuperaron en 2019. AMIGOS: Cortesía de Bruno Di Mauro / Farmacoop.

Hoy Farmacoop cuenta con tres líneas productivas activas, entre ellas la crema humectante marca Aqualane, que Argentina utiliza desde hace muchos años para las quemaduras solares. La cooperativa se encuentra actualmente en el difícil proceso de obtener autorizaciones de las autoridades sanitarias para otros productos.

“Mirando hacia atrás, creo que decidimos establecer una cooperativa y tomar el control de la empresa sin entender realmente lo que estábamos haciendo. Fue un proceso muy difícil, en el que tuvimos compañeros que cayeron en depresión, que vieron empeorar una enfermedad preexistente y fallecieron”, dice Di Mauro.

“Pero hemos descubierto que no importa cuán difícil sea el desafío, podemos liderar cualquier empresa. No somos incapaces porque somos parte de la fuerza laboral”, dice.

Los trabajadores de Farmacoop actualmente reciben «salarios sociales» pagados por el Estado, que también ha otorgado subsidios para la compra de maquinaria.

La planta, ahora autogestionada, es un enorme edificio antiguo de 8,000 pies cuadrados con salas de reuniones, laboratorios y almacenes que hoy emplea a unas 40 personas, pero fue un lugar de trabajo para cientos de trabajadores en sus inicios.

Se ubica entre los barrios de Villa Lugano y Mataderos, en una zona de fábricas y viviendas de interés social mezclada con antiguos proyectos habitacionales, donde la severidad de la actual crisis económica se siente en casi todas las calles, con recicladores intentando para hacerlo. fuera de ocupación.

Edith Pereira representa la crema hidratante marca Aqualane, muy conocida en Argentina, producida hoy por los trabajadores de la cooperativa Farmacoop, que tiene dos plantas industriales en Buenos Aires, recuperadas y administradas por los trabajadores. AMIGOS: Daniel Gutman /

“Cuando entramos a la planta en 2019, todo estaba destruido. Solo vendíamos cartón y papel para ganar nuestros primeros pesos”, dice Blácida Martínez.

Ella trabajaba en el departamento de recepción y seguridad de la empresa y ha encontrado un lugar en la cooperativa para su hijo de 24 años, quien está por graduarse como técnico de laboratorio y trabaja en control de calidad de productos.

Se necesita una nueva ley

Silvia Ayala es presidenta de la cooperativa Mielcitas Argentinas, que agrupa a 88 trabajadores, en su mayoría mujeres, que regentan una fábrica de golosinas y dulces en las afueras de Buenos Aires, donde perdieron su empleo a mediados de 2019.

«Hoy estamos agradecidos de poder poner comida en las mesas de nuestras familias gracias a la cooperativa», dice ella. “No había más remedio que oponerse, ya que es muy difícil reincorporarse al mercado laboral. Cada vez que se ofrece un trabajo en Argentina, ves las filas de cientos de personas”.

Ayala es también uno de los líderes del Movimiento Nacional de Recuperación de Empresas, activo en todo el país, que impulsa en el Congreso un proyecto de ley para regular las empresas asalariadas, presentado en abril por el oficialista Frente de Todos.

“La ley sería muy importante, porque cuando los dueños abandonan sus empresas necesitamos recuperarnos rápido, y necesitamos la cooperación del Estado; esta es una realidad que llegó para quedarse”, dice Ayala.

El presidente argentino, Alberto Fernández, se encuentra con los trabajadores de la Cooperativa Aceitera La Matanza el 5 de mayo, cuando el gobierno presentó el Registro de Empresas de Recuperación, cuyo objetivo es formar empresas dirigidas por trabajadores. AMIGOS: Casa Rosada

El Ministerio de Desarrollo Social señala que la creación del Registro está enfocada a diseñar políticas públicas y herramientas específicas para fortalecer la producción y comercialización del sector, así como la formación de trabajadores.

El gobierno define a las empresas de «recuperación» como aquellas unidades económicas, productivas o de servicios que originalmente fueron de gestión privada y actualmente son administradas conjuntamente por sus ex empleados.

Aunque la presentación se produjo este mes, el Registro entró en funcionamiento en marzo y ya tiene inscritas 103 empresas recuperadoras, 64 de las cuales son del sector productivo y 35 del sector servicios.

Los primeros datos muestran la diversidad de empresas en tamaño, con seis trabajadores en la más pequeña y 177 en la más grande.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba