América Latina y Caribe

Flota china amenaza las poblaciones de peces de América Latina

– La pesca ilegal y excesiva, en su mayoría atribuida a los barcos chinos, sigue siendo una amenaza para los recursos marinos en el Pacífico Oriental y el Atlántico Sudoccidental, así como para ese sector de la economía en los países latinoamericanos que cualquiera de los dos océanos está atrapado en ellos. .

A nivel mundial, «uno de cada cinco pescados consumidos es capturado ilegalmente, 20 por ciento de los casi 100 millones de toneladas de pescado consumidos cada año, y generalmente en áreas cerradas a la pesca», dijo a el veterano oceanógrafo venezolano Juan José Cárdenas.

Un caso emblemático, dijo el investigador de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, son las Islas Galápagos, 1.000 kilómetros al oeste de la costa de Ecuador, rodeadas por un área marina protegida de 193.000 kilómetros cuadrados, semillero de especies que se encuentran en gran demanda de personas. gastar.

“Para algunas especies en el Pacífico oriental ya estamos al borde de la precisión ambiental con respecto a la pesca legal; un poco de esfuerzo extra de pesca, la pesca ilegal, es suficiente para trastornar la sustentabilidad y la seguridad alimentaria que brindan estas especies.” — Juan José Cárdenas

Galápagos, un archipiélago con un total de 8.000 kilómetros cuadrados, es famoso por su biodiversidad única y como laboratorio natural utilizado por el naturalista inglés Charles Darwin (1809-1882) para sus teorías sobre la evolución.

La Armada de Ecuador indicó que en junio había vigilado 180 embarcaciones extranjeras, entre barcos pesqueros, tanqueros y skimmers, que pescaban cerca del límite de 200 millas náuticas (370 kilómetros) de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Galápagos, también conocida como la plataforma continental. .

En 2017 se encontraron 297 embarcaciones, 300 en 2018, 245 en 2019 y 350 en 2020. Al comienzo de cada verano pescan en Ecuador y Perú, luego en Chile, antes de cruzar el Estrecho de Magallanes y dirigirse hacia el suroeste. Atlántico frente a Argentina, Uruguay y Brasil.

En el Océano Pacífico se ha pescado intensamente el calamar gigante (Dosidicus gigas). Según la plataforma de rastreo satelital Global Fishing Watch, en 2021 lo hicieron 615 embarcaciones, de las cuales 584 eran chinas.

Alfonso Miranda, presidente del Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante del Océano Pacífico Sur (CALAMASUR), que está integrado por empresarios y pescadores de Chile, Ecuador, México y Perú, dijo que han ingresado a Ecuador 631 embarcaciones de bandera china. y Perú este año. aguas del pacifico.

Miranda dice que los pescadores peruanos reportan incursiones de barcos chinos en la ZEE de Perú, y hace cuentas: si la producción peruana de calamar llega a las 500.000 toneladas, con un ingreso de 860 millones de dólares anuales, unas 50.000 toneladas que se lleva la flota extranjera significa la pérdida de 85. millones de dólares por año.

El calamar gigante es el segundo recurso pesquero más importante para el Perú, después de la anchoveta, y su captura genera más de 800 millones de dólares al año y miles de empleos, por lo que el país busca que se prohíban las incursiones en sus aguas por parte de embarcaciones de otras banderas, especialmente de China. AMIGOS: Gobierno del Perú

Problemas acumulados

Cárdenas, el oceanógrafo señaló que la zona es rica en túnidos, de los cuales se capturan más de 600.000 toneladas al año (10 por ciento del total mundial), pero que es una seria amenaza para la sustentabilidad, por ejemplo con el aprovechamiento del pescado. dispositivos de agregación o FADs. lo que incluso cambia los hábitos de migración de esta especie.

Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 34 por ciento de las poblaciones de atún en las siete especies de atún más extendidas se pescan a niveles biológicamente insostenibles.

Para algunas especies en el Pacífico oriental, incluidas algunas cuya pesca está prohibida, como los tiburones, “ya ​​estamos al borde del precipicio ambiental de la pesca legal; un poco de esfuerzo extra de pesca, pesca ilegal, es suficiente para trastocar la sustentabilidad y seguridad alimentaria que brindan estas especies”, dijo Cárdenas.

Pedro Díaz, un pescador del norte de Perú, dijo a la plataforma de noticias Diálogo Chino en el puerto de Paita que “solo queremos pescar y atrapar. Queremos que el supermercado se reproduzca y crezca para que pueda generar empleo y divisas para el Estado.

“También queremos que el calamar gigante tenga una temporada sostenible, ¿y qué conseguirán los que vengan después de nosotros, los jóvenes que van a pescar?”. él dijo.

La oficial de pesca de la ONU, Alicia Mosteiro Cabanelas, dijo a desde la sede regional de la agencia de la ONU en Santiago de Chile que «no siempre es posible medir el impacto de una flota particular que opera en áreas cercanas a la zona económica exclusiva de las naciones costeras».

Esto se debe a que “no siempre se realiza una evaluación del stock de la especie objetivo, ni se dispone de información sobre capturas retenidas, descartadas e incidentales, ni sobre el número de embarcaciones autorizadas a operar por los Estados del Pabellón respectivamente y por embarcaciones no autorizadas”.

En 2017 Ecuador capturó la embarcación china Fu Tuang Yu Leng tras encontrar en su bodega más de 6000 tiburones capturados ilegalmente en la Reserva Marina de Galápagos. AMIGOS: DPN Galápagos

Mosteiro Cabanelas señaló que “la sobrepesca siempre tiene un impacto directo en la sostenibilidad de los recursos, provocando una reducción de los ingresos del sector pesquero y de la disponibilidad de productos pesqueros para las comunidades locales y los consumidores en general. América Latina no es la excepción”.

Y es claro para la EBT que “la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) es un problema mundial que pone en peligro la conservación y el uso sostenible de los recursos pesqueros”, dijo el experto.

También daña los medios de subsistencia de los pescadores y las actividades conexas, y contribuye a la desnutrición, la pobreza y la inseguridad alimentaria».

Los medios de los países ribereños también informan que los pescadores en América Latina -citando casos de Brasil, Chile y México- están violando las prohibiciones y capturando valiosas especies cuya pesca no está permitida. Los ecuatorianos exportaron grandes cantidades de aletas de tiburón, luego de declarar los tiburones como captura incidental.

Las aletas de tiburón tienen una gran demanda en lugares como Hong Kong, donde una sopa de aleta de tiburón puede costar hasta 200 dólares, y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) estima que el comercio mundial de carne de tiburón y raya es de 2600 millones de dólares.

La Armada Argentina patrulla un pesquero chino en los límites de la Zona Económica Exclusiva del país, rica en calamares, palomas y langostinos. AMIGOS: Prefectura Naval Argentina

Vigilando a los cazadores furtivos

El año pasado, alrededor de 350 barcos de bandera china pescaron durante la primera mitad del año en aguas territoriales argentinas, ricas en otro tipo de calamar, el calamar argentino (Illex argentines), además de paloma argentina, langostinos y otras especies preciadas.

Se trata de una flota que, según el capitán del barco argentino, hace la NIU con transbordos no declarados que camuflan la pesca ilegal, traspasando pescado entre embarcaciones y apagando los transpondedores que indican la posición de las naves.

Un informe publicado en junio por Oceana, una organización no gubernamental internacional que rastrea la pesca INDNR, afirmó que más de 400 embarcaciones con bandera china pescaron durante unas 621.000 horas en la ZEE de Argentina entre 2018 y 2021, y desaparecieron de los sistemas de rastreo más de 4.000. veces.

El gobierno argentino, a diferencia de las 400.000 toneladas anuales de pota argentina que desembarcaban en sus puertos a fines del siglo XX, a 2015 reportó menos de 100.000 toneladas anuales, y solo 60.000 en 2016.

Informes de la industria en los medios locales indican que hasta 500.000 toneladas de calamar son capturadas por embarcaciones extranjeras (chinas, surcoreanas, taiwanesas o españolas) cada año, cerca o dentro de su ZEE, una cantidad que puede oscilar entre cinco y 14 mil millones de dólares por año. año.

Los dispositivos agregadores de peces o DCP se utilizan en el Océano Pacífico Oriental para facilitar y aumentar las capturas de atún, lo que aumenta la amenaza de sobrepesca e incluso amenaza con cambiar los hábitos de migración de la especie. AMIGOS: WWF

Y el problema no solo se ve en Argentina: el pasado 4 de julio, la Armada de Uruguay capturó en sus aguas territoriales, a 280 kilómetros del balneario de Punta del Este, una embarcación con bandera china, la «Lu Rong Yuan Yu 606», dedicado con la pesca del calamar, que al parecer pescaba furtivamente de noche en esa zona.

Como los estómagos estaban vacíos, no se pudo confirmar con certeza que estaba pescando en CEE Uruguay, y el barco fue liberado luego de pagar una multa por violar otras normas de navegación.

No se repitió la experiencia de 2017 en Ecuador con el “Fu Yuan Yu Leng 999”, una embarcación que actuaba como un gran frigorífico para almacenar la captura de otras embarcaciones, que operaba ilegalmente en la Reserva Marina de Galápagos.

En el barco se encontraron unas 500 toneladas de pescado, incluidas especies vulnerables y protegidas, en particular unos 6.000 tiburones martillo.

La justicia ecuatoriana dictó penas de prisión al capitán del buque y tres tripulantes por el delito de pesca de especies protegidas, y les impuso una multa de 6,1 millones de dólares. Como no se efectuó el pago, la embarcación pasó a manos de la Armada de Ecuador.

China ha prohibido formalmente a su flota operar en aguas prohibidas y ha advertido a los capitanes que retirará las licencias a quienes infrinjan estas normas, y el presidente Xi Jinping dio garantías en ese sentido a su homólogo ecuatoriano Guillermo Lasso cuando este último visitó Pekín en febrero.

Lejos de las costas de América Latina, el 24 de mayo en Tokio, el primer ministro australiano Anthony Albanese, el presidente estadounidense Joe Biden, el primer ministro indio Narendra Modi y el primer ministro japonés Fumio Kishida se unieron al Security Dialogue Block Quadrilateral (QSD), en torno a la nueva vigilancia mecanismos para la flota pesquera china.

Al mismo tiempo, Washington trabaja con países como Colombia, Costa Rica, Ecuador, México y Panamá en acuerdos para ayudar a monitorear la armada de China, la más grande del mundo, con 17.000 barcos con 15 millones de toneladas al año en todo el mundo. mares

La iniciativa estadounidense se enmarca en su renovado enfrentamiento global con el gigante asiático, la llamada nueva guerra fría.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba