Ginecología: cuidados para una mejor vida sexual

By | 29 junio, 2019

La salud sexual femenina depende de varios factores, los principales están representados por los cuidados de rutina y las precauciones que se toman en cuenta en cada encuentro en pareja. Por su parte, la ginecología es la especialidad que puede acompañar a esos cuidados que debes mantener al día a través de visitas periódicas, en las que la realización de pruebas y exámenes tienen cabida.

Los controles ginecológicos son de suma importancia durante la adolescencia y también durante la adultez. Como ocurre con todos nuestros órganos, controlar su buen funcionamiento y el óptimo estado de salud es fundamental si es que deseamos sentirnos realmente cómodas, incluso en aquellos momentos en los que no tenemos pareja.

Ginecología

Existe una serie de infecciones que hay que prevenir y nuestros cuidados diarios son parte fundamental para ello; el lavado no solo de nuestra zona íntima sino el aseo de nuestras prendas es crucial. Los síntomas de irritación o picazón suelen ser sencillos de tratar y pueden deberse a algún descuido leve en lo anterior.

Cuando tenemos una vida sexual activa, es recomendable redoblar los cuidados, pues el contacto con nuestra pareja abre la puerta a una serie de probabilidades que pueden ser muy buenas, pero también estarán las poco beneficiosas para nuestra salud. Parece una dualidad contradictoria; y con lo segundo nos referimos a la posibilidad de adquirir las que se conocen como enfermedades de transmisión sexual.

Lo curioso de las anteriores es que algunos tipos pueden portarse sin necesidad de presentar síntomas. Es así como el uso de preservativos previene en gran medida consecuencias negativas para la salud de nuestro órgano sexual. No obstante, en caso de notar anomalías en el flujo o incluso cambios evidentes en la zona, lo más recomendable es consultar a tu ginecólogo a la brevedad.

Es recomendable realizar estas visitas al ginecólogo cada seis meses siempre que se tengan los cuidados básicos que hemos mencionado. Por supuesto que, ante cualquier duda lo mejor es acudir a descartar patologías o incluso a recibir el tratamiento adecuado si es que algo ha cambiado y ello te preocupa.

Las enfermedades de transmisión sexual deben ser tratadas lo más pronto posible, pues son patologías que si se dejan avanzar ponen en riesgo la salud general de la paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.