América Latina y Caribe

La pandemia de violencia más severa contra las mujeres en América Latina

– La violencia contra las mujeres no logró disminuir en la región de América Latina luego del fuerte aumento registrado durante la pandemia de COVID-19, y prevenir las causas de esa violencia sigue siendo un gran desafío.

Así lo dijeron a representantes de Naciones Unidas, organizaciones feministas y movimientos de mujeres con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el próximo 25 de noviembre.

“Atacamos el problema pero no las causas. Llevo 30 años hablando de la importancia de prevenir la violencia contra las mujeres impulsando grandes cambios culturales para que las niñas y los niños sean conscientes de que es inaceptable en cualquiera de sus formas”. — Turba Pizani

Esta fecha, establecida por Naciones Unidas en 1999, fue adoptada en 1981 en el primer encuentro feminista latinoamericano y caribeño realizado en Colombia para impulsar la lucha contra la violencia contra las mujeres en una región donde continúa agudizada por altos niveles de machismo. ‘ o sexismo.

El día fue elegido en honor a Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, tres hermanas de República Dominicana que eran activistas políticas y fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por las fuerzas de defensa del régimen del dictador Rafael Trujillo.

La fecha inicia 16 días de acción contra la violencia de género, que finaliza el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, ya que la violencia machista contra mujeres y niñas es la violación de derechos humanos más extendida en el mundo.

“No se puede garantizar una reducción de la violencia de género en la región en este momento pospandemia”, dijo la abogada venezolana Moni Pizani, una de las principales expertas en derechos de las mujeres de la región. “Podría decir, por la información que he recopilado y empíricamente, que el nivel se mantuvo constante luego del aumento significativo registrado en los últimos dos años”.

Pizani, quien se retiró de las Naciones Unidas, actualmente apoya a la oficina de las Naciones Unidas para la Mujer en Guatemala después de una fructífera carrera abogando por los derechos de las mujeres. Fue dos veces representante en Ecuador de ONU Mujeres y su antecesora Unifem, luego trabajó para el Este y Sudeste Asiático y posteriormente abrió la Oficina de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe en Panamá como directora regional.

“Antes de la pandemia hablábamos de tres de cada diez mujeres que sufrían violencia, hoy decimos cuatro de cada 10. El otro dato alarmante es que el impacto es a lo largo de toda la vida de las mujeres, incluidas las ancianas”, dijo. en conversación en Tegucigalpa, Honduras durante el coloquio centroamericano sobre la condición de la mujer.

El año pasado, ONU Mujeres midió la «pandemia en la sombra» en 13 países de todas las regiones, un término utilizado para describir la violencia contra las mujeres durante los confinamientos por la COVID.

Encontró que siete de cada 10 mujeres experimentaron violencia en algún momento durante la pandemia, una de cada cuatro se sintió insegura en el hogar debido al aumento de los conflictos familiares y se estimó que siete de cada 10 abusos de pareja eran más frecuentes.

El estudio también mostró que cuatro de cada diez mujeres se sienten menos seguras en los espacios públicos.

Pizani dijo que el estudio demostró que esta vulneración de los derechos humanos de las mujeres se presenta en diferentes grupos de edad: 48 por ciento de las que tienen entre 18 y 49 años se ven afectadas, 42 por ciento de las que tienen entre 50 y 59, y 34 por ciento de las mujeres de 60 y más años. .

La abogada venezolana Moni Pizani, una de las principales expertas en temas de género de América Latina, con una larga trayectoria en ONU Mujeres y su antecesora Unifem, participa en el coloquio centroamericano en Tegucigalpa sobre recuperación sostenible con igualdad de género tras la pandemia del COVID. AMIGOS: Mariela Jara/

Según el mismo estudio, las mujeres desempleadas son las más vulnerables: el 52 por ciento de ellas sufrió violencia durante la pandemia.

Y en cuanto a las madres: una de cada dos mujeres con hijos también violó sus derechos.

El experto destacó el esfuerzo que han hecho muchos países para tomar medidas durante la pandemia con la ampliación de servicios, líneas telefónicas de atención, el uso de nuevos métodos de denuncia a través de aplicaciones móviles, entre otras cosas. Pero lamentó que los esfuerzos fueran cortos.

Este año, la región tiene 662 millones de habitantes, el ocho por ciento de la población mundial, y poco más de la mitad son niñas y mujeres.

El nivel de violencia contra las mujeres es tan severo que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) lo cita como uno de los factores estructurales de la desigualdad de género, junto con las brechas en el empleo, la concentración del trabajo de cuidado y la desigual representación en el comunidad. espacios.

Los gobiernos no previenen ni abordan la violencia

Perú es un ejemplo de casos similares de violencia de género en la región.

Fue uno de los países con los confinamientos más estrictos, que paralizaron la acción gubernamental contra la violencia de género, que se reinició paulatinamente en el segundo semestre de 2020 y permitió, por ejemplo, recibir denuncias en las fiscalías provinciales del país.

El Observatorio del Delito del Ministerio Público reportó 1.081.851 denuncias en 2021, un promedio de 117 por hora. La frecuencia de denuncias volvió a los niveles previos a la pandemia, que en 2020 fueron unas 700.000, ya que a las mujeres en confinamiento les resultó más difícil denunciar los casos por el confinamiento y por estar lidiando con lo hecho.

Cynthia Silva, abogada peruana y directora de la no gubernamental feminista Estudio para la Protección de los Derechos de las Mujeres-Demus, dijo a que el gobierno no ha logrado reactivar los distintos servicios y que se necesita implementar a cabalidad la justicia nacional especializada para proteger víctimas y castigar a los perpetradores.

La abogada Cynthia Silva, directora del instituto feminista peruano Demus, posa para una fotografía en la sede de la organización feminista en Lima. Enfatiza la necesidad de que la acción gubernamental contra la violencia de género incluya no solo estrategias de atención a las víctimas, sino también de prevención para erradicarla. AMIGOS: Mariela Jara/

Destacó la importancia de destinar recursos para atender y prevenir casos de violencia. “Son dos estrategias que deberían ir de la mano y vemos que el Estado no está haciendo lo suficiente en relación a la última”, dijo.

Silva instó al gobierno a tomar medidas dirigidas a la comunidad para contribuir a repensar patrones socioculturales y hábitos machistas que discriminan a las mujeres.

A partir de experiencias que están teniendo con niñas y jóvenes de la zona de Carabayllo, en el norte de Lima, dijo que se trata de apoyar «procesos de deconstrucción» para que desde la niñez se fomenten relaciones equitativas entre mujeres y hombres.

El 26 de noviembre marcharán con diferentes movimientos feministas y colectivos contra la violencia machista para que “se garantice el derecho a vivir libre de violencia contra las mujeres y que no se retroceda ni un paso en relación a los avances que se han logrado”. especialmente los derechos sexuales y reproductivos, que son amenazados por grupos conservadores en el Congreso”.

Mujeres y hombres jóvenes en Lima, la capital de Perú, ondearon una bandera gigante durante la marcha por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el 25 de noviembre de 2019, antes del estallido de la pandemia de COVID-19 que ha exacerbado tales violencia en. America latina. AMIGOS: Mariela Jara/

Una situación igualmente grave

Argentina es otro ejemplo de violencia de género -incluidos los feminicidios- en América Latina, la región con los niveles más altos de violencia contra las mujeres en el mundo, como resultado de sociedades altamente sexualizadas.

Esto contrasta con el hecho de que es una de las regiones con mejor protección contra este tipo de violencia en la legislación nacional e incluso regional, como lo es desde 1994 la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. .

El problema es que estas leyes son muy deficientes en su implementación, especialmente dentro de los países, coinciden Naciones Unidas Mujeres, organizaciones regionales y grupos nacionales de derechos de las mujeres.

Rosaura Andiñach, profesora universitaria en Argentina y jefa de procesos comunitarios del Centro Ecuménico Regional de Orientación y Servicio (CREA), dijo que le preocupa que en su país se mantengan altos índices de feminicidios, a pesar de los avances que se han logrado en materia de legislación.

Entre enero y octubre de 2022 hubo 212 feminicidios y 181 tentativas de homicidio por razón de género de 46 millones de personas en el país, según el observatorio de la sociedad civil “Ahora que sí nos ven”.

Dijo que las mujeres aún le deben al gobierno en este contexto pospandemia, porque no garantiza los derechos de las mujeres al no atender adecuadamente sus reivindicaciones.

“No queremos que pase lo mismo que pasó con un caso reciente: Noelia Sosa, de 30 años, vivía en Tucumán y denunció a su pareja en una comisaría por violencia de género. La ignoraron y se suicidó esa noche porque no sabía qué más hacer. Estamos muy preocupados porque la actitud sigue siendo tan grave como siempre con respecto a la violencia contra las mujeres”, dijo Andinach.

Fue precisamente en Argentina donde surgió en 2015 la campaña #NiunaMenos (Ni una mujer menos), que se extendió por toda la región como un movimiento contra los feminicidios y la ineficacia de las autoridades para hacer cumplir las leyes para prevenir los asesinatos por razón de género, prevenir y sancionar, porque los feminicidios están rodeados de un altísimo nivel de impunidad en América Latina.

Moni Pizani, de ONU Mujeres, enfatizó que la prevención de la violencia de género ya no debe ser elusiva en la región.

“Atacamos el problema pero no sus causas. Hace 30 años que vengo hablando de la importancia de prevenir la violencia contra las mujeres impulsando grandes cambios culturales para que las niñas y los niños sean conscientes de que es inaceptable en cualquiera de sus formas”, dijo.

Dijo que esta estrategia implica invertir en la juventud y la niñez para lograr que las nuevas generaciones estén libres de violencia, acoso y discriminación, y se respete una vida digna para todos”.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba