Mundo

La tierra se está derritiendo y la corrupción: el G20 debe actuar

– El G20 se reunirá la próxima semana en Indonesia por segunda vez este año, en un momento en que el mundo enfrenta los desafíos económicos, políticos y sociales más difíciles en muchos años.

Estos problemas son causados ​​por la corrupción, desde el «armamento» ruso colocado en Ucrania hasta la falta de regulación de los facilitadores de la corrupción en los países del G20 como el Reino Unido. Esta desnutrición protege vidas y medios de subsistencia, y es directamente responsable de todo, desde la oscuridad energética hasta la escasez de alimentos y combustible.

El G20 está tomando decisiones críticas sobre las formas en que los gobiernos pueden gestionar conjuntamente lo que ahora se considera una amenaza transnacional importante para la paz y la prosperidad. Pero a pesar de los compromisos anticorrupción anuales asumidos por los países del G20, el seguimiento y cumplimiento de esas promesas es un desafío.

A pesar de los compromisos anticorrupción anuales asumidos por los países del G20, el seguimiento y cumplimiento de esos compromisos es un desafío.

La sociedad civil necesita expresar su opinión sobre estos temas ahora, antes de que sea demasiado tarde. El Civil-20 (C20), del cual somos copresidentes, empleado por el G20 en nombre de la sociedad civil. En los últimos meses, hemos recopilado ideas de la sociedad civil de todo el mundo sobre cinco desafíos clave de la corrupción que el G20 debe abordar de inmediato: lucha contra el lavado de dinero (AML) y recuperación de activos; transparencia propiedad de los beneficiarios; combatir la corrupción en la transferencia de energía; contratación abierta; y la transparencia e integridad empresarial.

Esto es lo que los miembros del C20 le están diciendo al G20 que debe hacer ahora. Primero, los esfuerzos efectivos contra el lavado de dinero son cruciales para detectar flujos financieros ilícitos de actividades corruptas en países como Rusia.

El G20 necesita fortalecer las autoridades regulatorias entre sus miembros y extender las sanciones para violar los requisitos ALD, especialmente para las grandes instituciones financieras conocidas como Firmas Designadas y Profesiones No Financieras (APNFD) que facilitan los flujos financieros ilegales (como abogados o contadores). .

De manera similar, la devolución de activos debe estar alineada con los principios del GFAR, incluso mediante la participación de la sociedad civil y los grupos comunitarios para apoyar la transparencia de este proceso.

En segundo lugar, el G20 está comprometido a guiar la transparencia de la titularidad de los beneficiarios (propiedad real de la empresa) y tiene la oportunidad de fortalecer ese compromiso fortaleciendo los Principios de alto nivel de titularidad real transparente del G20 en línea con los estándares globales mejorados, incluidos los recomendados. por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

Un desafío es la integración de datos y los estados miembros del G20 deben aplicar el Estándar de datos de propiedad real para facilitar el intercambio y el análisis de datos, lo que mejoraría en gran medida la comprensión de los ciudadanos sobre quién es el propietario de las empresas que pueden estar involucradas en la corrupción.

En tercer lugar, la transición mundial hacia la energía limpia es enorme, pero los riesgos de contaminación en el sector de las energías renovables no son únicos: siguen muchos de los mismos patrones que hemos visto en la infraestructura y la industria extractiva, por ejemplo. A medida que más países avanzan hacia la energía renovable, es importante priorizar la gobernanza de los recursos de manera que esté en línea con los principios de alto nivel y las mejores prácticas existentes.

El G20 debe regular las actividades de cabildeo de energía limpia, incluso a través de registros de cabildeo; hacer cumplir un régimen de sanciones fuerte y creíble, incluidas las bases de datos públicas de las empresas a las que se les prohíbe presentar ofertas; y apoyar el monitoreo independiente de proyectos energéticos a gran escala por parte de la sociedad civil a través de acuerdos de integridad y otros vehículos similares que ayuden a garantizar adquisiciones transparentes.

En cuarto lugar, la contratación gubernamental está plagada de colusión, nepotismo y trasplante. El G20 necesita abrir los procesos contractuales y fortalecer una infraestructura de datos abierta compartiendo información a lo largo de todo el ciclo de adquisiciones del proyecto, desde la planificación hasta la contratación, la adjudicación y la implementación.

Los gobiernos también necesitan publicar datos abiertos legibles por máquina y de alta calidad para que puedan usarse en múltiples sistemas. Esto no significa comenzar desde cero: existen estándares para esto, como el Estándar de datos de contrato abierto (OCDS) y el Estándar de datos de contrato abierto para infraestructura (OC4IDS). Es una cuestión de compromiso.

Finalmente, no todos los estados miembros del G20 son parte de la Convención de la OCDE contra el Soborno y el soborno del sector privado no está penalizado en todos los estados miembros del G20 de acuerdo con las disposiciones de la UNCAC. Esto significa que las empresas pueden ofrecer legalmente sobornos para ganar contratos, y esto debe prohibirse de inmediato.

La Directiva de Responsabilidad Corporativa de la UE incluye requisitos de diligencia debida que el G20 debe adoptar de inmediato, por ejemplo, para identificar las consecuencias adversas reales o potenciales de la corrupción en los derechos humanos; para prevenir o mitigar los efectos potenciales del soborno; y mejorar la comunicación pública sobre los procesos de diligencia debida.

Los miembros del G20 también deben controlar las «puertas giratorias» a través de las cuales el gobierno y las empresas pueden favorecer; e invertir en mejores alianzas entre las entidades que trabajan en estos temas, como los reguladores, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y la sociedad civil.

Esto puede parecer técnico, pero los efectos negativos de la corrupción no se sienten en las salas de reuniones del gobierno, sino en la vida cotidiana de los ciudadanos. El G20 se disculpó durante mucho tiempo por la falta de acción sobre este tema, y ​​ahora estamos viendo los terribles efectos. Si no se toman medidas ahora, será demasiado tarde.

Estas ideas se recopilaron a través de un proceso de consulta como parte del Grupo de Trabajo Anticorrupción (ACWG) del C20 y representan los aportes de muchas organizaciones de la sociedad civil.

Valle de Blair Marsh Director Ejecutivo del Laboratorio de Responsabilidad y Copresidente del ACWG C20.

Pantalón Sanjeeta es el Gerente Global de Programas y Aprendizaje en el Laboratorio. Siga el laboratorio en Twitter @labchuntas.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba