Medio Oriente

Las masacres en Gaza y la esperanza de dos filósofos judíos con un mundo mejor

– Escucho sobre bajas y números, pero no puedo detectar las caras, las personas detrás de ellos. Hace una semana, once días de destrucción llegaron a su fin después de que al menos 243 personas, incluidas más de 100 mujeres y niños, fueran asesinadas en la Franja de Gaza y 12 personas, incluidos dos niños, fueran asesinadas en Israel. Heridas abiertas, gravemente infectadas, que siguen sangrando, lo que no pone fin al sufrimiento humano.

La cuestión palestina e israelí crea emociones fuertes ya menudo agresivas, lo que dificulta afinar opiniones y razones, un esfuerzo que podría compararse con pisar un campo minado. Se considera con razón que las causas de la catástrofe son políticas, religiosas y étnicas, aunque el aspecto del sufrimiento personal es fácil de olvidar.

judaísmo (Iáhadut) es una religión, aunque los «judíos» no son una raza. No todos los judíos se adhieren al judaísmo, aunque la mayoría de los judíos se identifican como miembros de un grupo étnico, otros se consideran todas las “razas” y se adhieren al judaísmo. En la política mundial, Israel suele ser un «estado judío democrático», una noción que se critica como una anomalía. En general, una nación democrática debe adherirse a un principio según el cual todos los ciudadanos son considerados iguales y es difícil reconciliar tales puntos de vista con estructuras como «naciones cristianas» o «repúblicas islámicas». Sin embargo, en 2014, el gabinete israelí promovió un proyecto de ley que definía a Israel como un «Estado-nación judío», declarando que la ley judía sería una «fuente de inspiración» para el Parlamento.

Israel como «Estado judío» tiene menos de un siglo. En 1917, los llamados Declaración Balfour El gobierno británico ha anunciado que apoya el establecimiento de un «hogar nacional judío» en Palestina. ¿Por qué los británicos en 1917 deberían preocuparse por el destino de los judíos? La respuesta es que el Imperio Británico estaba en guerra con el Imperio Otomano y necesitaba el apoyo de judíos y árabes que eran súbditos de los gobernantes turcos, junto con los enemigos británicos: Alemania y Austria-Hungría. .

En 1920, los hombres pioneros de las potencias victoriosas se reunieron en el balneario italiano de San Remo para separar el perdido Imperio Otomano. Se acordó que Gran Bretaña recibiría un mandato de gobierno para Mesopotamia (Irak) y Palestina. Un requisito previo para el gobierno interino británico sobre Palestina era que tenían la intención de crear una «patria judía». Después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, cuando seis millones de judíos fueron exterminados deliberada y sistemáticamente dentro de una Europa gobernada por los nazis, las Naciones Unidas aprobaron el nombre en 1947. Resolución 181recomendó que el antiguo mandato británico de Palestina se dividiera en «un estado judío, un estado árabe y un régimen internacional especial para la ciudad de Jerusalén».

En ese momento, había 1.181.000 musulmanes, 630.000 judíos y 143.000 cristianos viviendo en Palestina. La mayoría de los musulmanes se opusieron a la partición «étnica» de su patria. De acuerdo con el plan de la ONU, la mayor parte de la tierra (56 por ciento) iría a un «estado judío», momento en el que solo el siete por ciento del área sería propiedad legal de judíos que se suponía que estaban designados para ellos, y la intención era para completar los territorios. dentro de un “estado árabe” había una gran cantidad de tierra que se consideraba inadecuada para la agricultura. Tras la expiración del Mandato Británico el 14 de mayo de 1948, el Consejo del Pueblo Judío, que aceptó la partición de la ONU, declaró «el establecimiento de un estado judío en Eretz-Israel, conocido como el Estado de Israel». Al día siguiente, estalló la guerra entre Israel y los Estados árabes vecinos, que no habían aceptado la partición palestina. Sin embargo, como sospechaban que los Estados árabes no tenían la intención de apoyar el establecimiento de un Estado palestino independiente, pocos árabes palestinos se sumaron a la Ejército de Liberación Árabe.

La guerra terminó en 1949 con un armisticio que supuso la Franja de Gaza y el Banco Oeste (incluido Jerusalén Este() en manos de Egipto y Trasjordania respectivamente. posicionamiento web Primera guerra árabe-israelí seguido por el segundo en 1956, y en 1967 el llamado Guerra de los Seis Días los salarios oscilaron entre el 5 y el 10 de junio entre Israel y Jordania, Siria y Egipto. El ejército israelí capturó Cisjordania de Jordania, los Altos del Golán de Siria y la Franja de Gaza y la península de Shinai de Egipto. el es Guerra de los Seis Días al que siguió en 1973 el guerra de octubrepero Israel pudo mantener sus propios territorios ocupados.

En parte como resultado de estas guerras, más de 850.000 judíos abandonaron las naciones dominadas por musulmanes y entraron en Israel, a menudo debido a la persecución, el antisemitismo y la deportación total. Sin embargo, los palestinos que huyeron o fueron desalojados de Israel en otras naciones no fueron bienvenidos. Desde 2020, más de 5,6 millones de palestinos todavía estaban registrados con ellos. Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en el Cercano Oriente (UNRWA) como refugiados, más de 1,5 millones de los cuales aún viven en campamentos administrados por UNRWA.

El 7 de junio de 2021, los israelíes han ocupado Cisjordania durante 53 años. Un muro de 8 metros de altura separa a Israel de su territorio congestionado, dividido en parte en 167 «islas» palestinas. Autoridad Nacional Palestina gobierno civil, y hay 230 “asentamientos” israelíes establecidos dentro del área. Israel mantiene un «control de seguridad» total para más del 60 por ciento de la población Banco Oeste territorio.

Después de la Guerra de los Seis Díasun Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aceptado Resolución 242, que estableció la prohibición categórica en el derecho internacional con fines de violencia. el es Acuerdo de Oslo, firmado por Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1993, tiene como objetivo negociar un tratado de paz basado en la resolución 242 de la ONU y «el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación». Sin embargo, es probable que estos objetivos se pierdan en un futuro cercano, e Israel continúa apoyando los «asentamientos judíos» en Cisjordania, tratando a sus habitantes bajo la ley israelí.

En 1982, como resultado de 1979 Tratado de paz Egipto-Israel, Israel se retiró de la península de Shinai y en 2005 se desmantelaron los asentamientos judíos en la Franja de Gaza y las tropas israelíes abandonaron la zona. Sin embargo, Israel ha mantenido el control sobre el espacio aéreo, las aguas fronterizas, los cruces fronterizos, la moneda y el comercio. Tras las elecciones locales de junio de 2007, Hamás tomó el control de Gaza y después de los ataques con cohetes contra Israel, la Franja de Gaza fue declarada por Israel como «territorio enemigo». Unos 3.450 palestinos en Gaza han muerto en ataques de contrainsurgencia israelíes, de los cuales se estima que 200 son israelíes, 33 de los cuales murieron en ataques con cohetes.

Aproximadamente 2 millones de personas viven en la Franja de Gaza. Con la excusa de que los terroristas utilizan Gaza como base, la zona está bloqueada tanto por Israel como por Egipto. Este bloqueo no solo afecta el contrabando de armas, sino que también obstaculiza la importación de materiales de construcción vitales, medicinas y alimentos. A lo largo de la frontera de Israel, Gaza está separada por un muro de seis metros de altura, complementado por una barrera subterránea de varios metros de profundidad y equipada con sensores que pueden detectar la construcción de túneles. También se ha construido un muro de seis metros de altura a lo largo de la frontera entre Gaza y Egipto, así como una barrera de acero subterránea que se extiende 18 metros en el suelo.

Experimentar la matanza y la destrucción sin sentido en la visión del mundo de Gaza parece haber dolido. Las personas se convierten en abstracciones, números políticamente determinados. Esto es completamente contrario a las enseñanzas de dos filósofos judíos, Martin Buber y Emmanuel Levinas, quienes tenían tanto miedo de los judíos debido a los exterminios durante la Segunda Guerra Mundial.

Aunque Martin Buber (1878-1965) era un judío acérrimo, se opuso al establecimiento de un «estado judío». Quería que Palestina fuera una sociedad ejemplar sin la dominación judía de los árabes, esperando y creyendo que ambos grupos algún día vivirían en paz dentro de una nación compartida. Según Buber, algunas personas viven sobre la base de sus básicotratando de adaptarse a su sentido interno de ser, y vivir de acuerdo con los demás imágenes, pesó en adaptarse a las opiniones de los demás y así convertir la vida humana en una abstracción. La autenticidad depende de nuestra relación con los demás, o de nuestra capacidad para encontrarnos y hablar de manera casual e incondicional. Vivir es escuchar y ver, así como escuchar, ver y sentir.

El libro más importante se llamaba Buber. Tu y yo y Emmanuel Levinas (1905-1995) desarrollaron aún más las ideas de Buber. Levinas enseñó que debemos «acoger al otro», reconocer a los demás como «seres humanos». El contacto cara a cara con la “otra persona” es el punto de partida del que emerge todo lenguaje y comunicación. El rostro de los demás reclamos exige que lo cuidemos porque sienta las bases I-Thú relación. El reconocimiento y el cuidado del otro es la base de la resistencia a la crueldad despiadada del genocidio, que resulta de la reducción de las personas a la condición de mercancía. Mirar a la cara a la otra persona para escuchar la orden de no matar.

Esto puede sonar banal, pero fue escrito por personas que saben lo que estaba sufriendo. Esas voces deben ser escuchadas y ahora es el momento de que la comunidad internacional acepte reformar toda esta violencia, sufrimiento y derramamiento de sangre. Los derechos humanos deben garantizarse y respetarse, las resoluciones de la ONU deben cumplirse o la miseria será interminable. Esto está lejos de ser un pensamiento utópico, es necesario.

Buber, Martín (2000) Tu y yo. Nueva York: Scribner. Levinas, Emmanuel (1989) Lector Levinas. Hoboken, Nueva Jersey: Blackwell.

Jan Lundius tiene un doctorado. en Historia de la Religión de la Universidad de Lund y ha sido experto en desarrollo, investigador y consultor en SIDA, UNESCO, FAO y otras organizaciones internacionales.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba