América Latina y Caribe

Los biocombustibles ralentizan los vehículos eléctricos en Brasil

– Brasil celebró a fines de julio 100.000 vehículos eléctricos en circulación, pero esto es una gota en el océano en comparación con los 46 millones de vehículos de combustión registrados en el país y en contraste con el ritmo de eliminación del petróleo en la industria de los automóviles del mundo. .

La desaceleración se debe a varios factores, pero uno es el avance que han tenido en Brasil los biocombustibles, especialmente el etanol, que ha superado el consumo nacional de gasolina en sus mejores años, como 2019.

Gran parte de este consumo se debe a la adición de 27 por ciento de etanol en la gasolina brasileña, una mezcla que ayuda a reducir la contaminación del aire urbano. La mayor parte proviene del combustible elaborado a partir de la caña de azúcar.

También contribuye al éxito de los biocombustibles el «flex car» producido en Brasil desde 2003, con motores que consumen ambos combustibles en una mezcla de cualquier proporción. El consumidor elige gasolina o etanol por conveniencia, generalmente por la diferencia de precio.

Existe consenso en que tiene sentido comprar etanol si cuesta menos del 70 por ciento del precio de la gasolina, porque generalmente su consumo por kilómetro recorrido es un 30 por ciento superior. Pero algunos nacionalistas siempre eligen el etanol, como un producto verdaderamente nacional.

Por lo tanto, la transición a los vehículos eléctricos en Brasil costará no solo la sustitución de toda la infraestructura de producción y distribución de combustibles por electricidad, sino también una reducción significativa de su industria azucarera, que genera un millón de empleos directos e indirectos.

Solo en términos de gasolineras, por ejemplo, Brasil tiene más de 42.000 repartidas en su vasto territorio, el más grande de América Latina.

La industria automotriz de Brasil, que ocupa el noveno lugar en el mundo en términos de producción, aún no produce vehículos totalmente eléctricos. Su elección, hasta el momento, son los híbridos, que cuentan con motores de combustión y eléctricos.

En junio, de los 4.073 vehículos eléctricos que ingresaron al parque nacional, el 73 por ciento eran híbridos -etanol (44 por ciento) y gasolina (cuatro por ciento)- y vehículos eléctricos híbridos enchufables (los llamados PHEV) y el 25 por ciento y hay baterías que también se recargan en puntos específicos.

En los dos primeros casos, ambos motores proporcionan propulsión o sólo el eléctrico, alimentado por combustión como generador de electricidad.

Sólo dos de las 13 plantas de ensamblaje en Brasil producen híbridos. Se importan automóviles totalmente eléctricos, con solo baterías enchufables. Representaron el 27 por ciento de los vehículos eléctricos registrados en Brasil en junio.

Adalberto Maluf, presidente de la Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos, teme que la falta de una política nacional de movilidad eléctrica afecte la competitividad de la industria automotriz brasileña. Decidió dejar su trabajo corporativo para postularse para el Congreso, por el Partido Verde. AMIGOS: Cortesía de Adalberto Maluf

pereza brasileña

El sector industrial aboga por una transición gradual, que incluiría el desarrollo y mayor uso de biocombustibles y vehículos híbridos, para eliminar o frenar un sector que representa al menos el 20 por ciento del producto industrial brasileño.

Argumentos como la contaminación por la producción y eliminación de baterías socavan el apoyo a la electrificación para combatir la crisis climática.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de la generación de electricidad, un factor negativo en los países que dependen de los combustibles fósiles, especialmente el carbón, no afectan la movilidad eléctrica en Brasil, donde las fuentes renovables representan el 85 por ciento de la matriz eléctrica.

Las baterías también son una barrera, al igual que el mayor costo de los vehículos eléctricos. Pero se espera que los avances tecnológicos los abaraten y Brasil pueda beneficiarse de la producción nacional, si se confirma la factibilidad de una gran mina de litio en el estado de Minas Gerais, además de las ventajas por la abundancia de hierro, níquel y niobio, otro . componentes, en el país.

La reticencia de Brasil se refleja en la falta de una «política de movilidad eléctrica», que el presidente de la Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos (ABVE), Adalberto Maluf, debatió sobre el tema en São Paulo el 29 de julio.

Sin políticas de incentivos públicos, Brasil podría perder competitividad internacional y quedar rezagado en la tendencia mundial, dijo.

Maluf, quien fuera director de Marketing, Sostenibilidad y Nuevos Negocios de la empresa china BYD en Brasil, dejó su cargo corporativo el 15 de agosto para convertirse en candidato a la Cámara Baja del Congreso en las elecciones de octubre por el Partido Verde. Promete luchar para reducir la contaminación del transporte.

Progreso mundial

El mundo produjo 6,6 millones de autos eléctricos nuevos en 2021, más del doble que el año anterior y casi el nueve por ciento de las ventas totales de vehículos motorizados, según la Agencia Internacional de Energía.

Y la tendencia mundial es ir a vehículos 100 por ciento eléctricos o de batería (BVE), en lugar de híbridos.

Mientras tanto, Brasil incorporó solo 20.427 nuevos vehículos eléctricos en el primer semestre de este año, de un total de 918.000 automóviles, camiones, autobuses y furgonetas comerciales.

La producción en el sector automotriz ha disminuido en los últimos dos años, durante la pandemia de COVID-19. Su pico se produjo en 2013 y ese año se produjeron 3,7 millones de unidades.

El total anual ha caído desde entonces, y todavía está por debajo de los tres millones de 2015. Este año, se espera que se produzcan 2,34 millones de vehículos de cuatro o más ruedas.

A nivel mundial, el avance acelerado en electrificación se ha confirmado especialmente en la Unión Europea, que ha decidido acabar con la venta de coches de combustión a partir de 2035. Noruega, que no es miembro de la UE, ha fijado ese objetivo para 2025, viable desde entonces. los vehículos nuevos alcanzaron dos tercios de las ventas en el país en 2021.

China también está experimentando un auge de la electromovilidad, con tres millones de vehículos eléctricos vendidos el año pasado, o el 15 por ciento de todos los vehículos motorizados producidos en el país.

En junio de 2017, el Ministerio de Minas y Energía recibió el primer vehículo eléctrico producido por Itaipú, la enorme central hidroeléctrica compartida por Brasil y Paraguay, como incentivo para electrificar el transporte. Pero poco se ha hecho desde entonces para difundir los vehículos eléctricos en el país. AMIGOS: Marcelo Camargo/Agência Brasil

Los autobuses reducen los retrasos

El alto precio de los coches eléctricos, la baja capacidad de inversión en infraestructura, la brecha tecnológica y la pequeña escala del mercado, entre otros factores, impiden que los países en desarrollo del Sur sigan la tendencia de los mercados ricos o emergentes como sigue China.

Pero el avance de los buses eléctricos ayuda a paliar esa desventaja, al menos en América Latina.

Brasil tiene la ventaja de tener empresas que producen y exportan estos vehículos que juegan un papel central en la movilidad en las grandes ciudades, además de un gran mercado. Su flota de buses es de más de 670.000 unidades en todo el país, las cuales deben ser repuestas, ya que solo unos pocos cientos de ellos son eléctricos, lo cual se facilita por el hecho de que muchas ciudades han alcanzado la meta del transporte público eléctrico.

São Paulo, por ejemplo, tiene como objetivo tener 2.600 autobuses eléctricos en servicio para 2024 y eliminar todo el transporte de pasajeros a combustible para 2030. La ciudad más grande de Brasil, una ciudad de 20 millones, cuenta con alrededor de 15.000 autobuses por persona.

Varias empresas presentaron sus nuevos vehículos de transporte público en la Feria Latinoamericana del Transporte (LatBus), realizada del 9 al 11 de agosto en São Paulo.

Este es el caso de Marcopolo, el mayor fabricante de carrocerías de autobuses de Brasil, que mostró el Attivi, su primer modelo 100 por ciento eléctrico para las ciudades brasileñas. La empresa ya ha exportado más de 350 autobuses a países latinoamericanos como Argentina y Colombia, y asiáticos como India.

Eletra, que se considera «líder nacional en tecnología de transporte sostenible», ha puesto sus autobuses e-Bus en diferentes tamaños -12,5 y 15 metros-, autobuses totalmente eléctricos que pueden recorrer 250 kilómetros sin recargar las baterías.

La empresa anunció la inauguración de una nueva planta industrial en São Bernardo do Campo, esencialmente la capital de la industria automotriz brasileña cerca de São Paulo, con una capacidad anual para producir 1.800 autobuses eléctricos e híbridos, y con 1.200 empleados.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba