América Latina y Caribe

Mujeres de todo el Perú luchan por su derecho a la identidad

– “Sin el reconocimiento de tu identidad por parte del Estado y la sociedad, no se ejerce ciudadanía ni derechos”, dijo Leyla Huerta, directora de Féminas Perú, organización que trabaja desde 2015 para empoderar a las mujeres transgénero frente a las personas de alto sexo. frágil situación en la que se encuentran.

Tiene 44 años y como mujer trans se ha enfrentado a numerosos casos de discriminación por su identidad de género.

“Todos hemos tenido la experiencia de que nos digan ‘No estoy tratando de discriminarte, solo estoy leyendo lo que dice tu identificación’. Eso legaliza la discriminación”, dijo en entrevista con durante uno de los días de encuentros y actividades que se realizan cada semana en la sede de Féminas Perú en Pueblo Libre, una zona residencial de clase media de la capital.

“Soy una persona transvisible y he sido presa de momentos de vulnerabilidad, no solo de mis derechos sino de mi identidad, en muchas formas y lugares. Nos es complicado ir al banco, usar los servicios de salud, viajar en autobús, caminar por la calle. Sientes que la gente te está mirando, mi cuerpo está en crisis». –Gretel Warmicha

Huerta dijo que “lo vimos claro en el caso de Rodrigo y Sebastián, donde la negación de derechos traspasó fronteras y los sometió a extorsión, tortura y muerte”.

Se refería al caso de dos jóvenes transexuales peruanos, Rodrigo Ventosilla y Sebastián Marallano, que se acababan de casar en Chile -donde el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal- y fueron detenidos cuando llegaban al aeropuerto de Bali en su luna de miel y sometidos a crueldad. tratamiento entre el 6 y el 10 de agosto, según sus familiares.

Rodrigo murió a causa del abuso y, según las familias y sus abogados, el gobierno peruano y sus diplomáticos en Indonesia les fallaron. Han criticado a las autoridades de Perú e Indonesia por el delito de tortura con resultado de muerte.

El caso es considerado un crimen de odio por los activistas de derechos humanos y ha ayudado a sacar a la luz la discriminación que enfrentan las personas transgénero de este país en tantos frentes.

Féminas surgió con la idea de crear un espacio para el empoderamiento de las comunidades de mujeres trans. Huerta lo impulsó mientras coordinaba un proyecto para aprobar un modelo de atención en salud para mujeres trans.

“En lugar de seguir como población objetivo de los proyectos de las ONG, queríamos ser quienes los lideráramos nosotros mismos y con los recursos que necesitábamos también para construir capacidades en nuestra comunidad”, explicó en la oficina de Féminas.

Se han reunido en la oficina de la organización todos los martes durante los últimos siete años, ofreciendo un espacio seguro y acogedor para reuniones para conocer sus derechos, al mismo tiempo que asumen el desafío de liderar y administrar su organización.

“Es difícil para Féminas encontrar líderes, personas que quieran involucrarse, porque las personas trans tienen necesidades diarias muy urgentes y la exclusión que enfrentan es mucho más fuerte”, dijo.

Leyla Huerta, activista y mujer trans peruana de 44 años, ha logrado el reconocimiento a través de un proceso judicial de su derecho a la identidad residencial. Ha iniciado nuevos procedimientos judiciales para que se reconozca su género. Los nombres que les asignaron al nacer aún están en los documentos de identidad de las personas trans y el gobierno peruano ha impedido que se cambien. AMIGOS: Mariela Jara/

Barreras en el Estado

La constitución peruana reconoce el derecho a la igualdad y la no discriminación, pero es una carta fatal para las personas trans, que enfrentan trabas del Estado al tratar de modificar la identidad que les fue asignada al nacer.

Este país sudamericano de 33 millones de habitantes no cuenta con el procedimiento administrativo para reconocer la identidad de género y el nombre de vida elegidos por un individuo. Este vacío legal obliga a las personas transgénero a iniciar procesos judiciales que requieren recursos económicos y tiempo.

En 2019, la Comisión Nacional Contra la Discriminación del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos emitió un informe recomendando a las oficinas del registro civil corregir sus procedimientos en cuanto al acceso no discriminatorio al Documento Nacional de Identidad (DNI).

Se afirmó que en el caso de las personas transgénero, el hecho de que la información de su DNI no coincida con su identidad viva provoca que sean tratadas de forma humillante, lo que aumenta su vulnerabilidad.

Sin embargo, las barreras administrativas permanecen.

El informe indicó que al 2019 había 140 procesos judiciales de cambio de identidad, de los cuales solo nueve habían concluido y cuatro habían recibido sentencia.

Solo el seis por ciento de 400 mujeres trans entrevistadas había cambiado su documento de identidad, según una encuesta realizada en Lima y la cercana Callao, la capital portuaria del país, realizada en 2020 en nombre de varias organizaciones, incluida Féminas Perú, y publicada por la no gubernamental Promsex.

Un grupo transnacional dedicado a las artes escénicas que habló con en la habitación de una amiga se identifica como mujer pero aún tiene asignados los nombres masculinos en sus cédulas de identidad, porque no pueden acceder al pago legal que reciben. eventos para tratar de cambiarlos.

Dijeron que necesitarían por lo menos 775 dólares, dinero que no tienen por las necesidades urgentes del día a día.

Un grupo de mujeres trans involucradas en las artes escénicas contó a su lucha contra un sistema que las oprime y las deja "en el fondo". De izquierda a derecha, Gretel, Brisa, Victoria y Gía son amigas, se apoyan, comparten sus experiencias y todas aspiran a una vida digna que “merece vivir”. AMIGOS: Mariela Jara/

“Mi cuerpo es un desastre”

Gretel Warmicha, de 30 años, es una artista multidisciplinar. Se considera una mujer trans, travesti y transexual y ha transitado -como se llama al proceso de cambio de un sexo a otro- no solo en su género, sino en su religión y las «prácticas que le siguen, de separarse». esta masculinidad rígida e ignorante”.

Vivía en la ciudad andina de Cuzco y ahora está en Lima por trabajo. Se considera afortunada de haber podido estudiar y de tener una red de apoyo, pero siente que lo más difícil es reconocer que merece una vida viable “por el sistema heteronormativo” que las margina y las supera, y las supera. y la experiencia de los demás a diario.

“Soy una persona trans y he sido víctima de momentos de vulnerabilidad no solo por mis derechos sino por mi identidad, de muchas formas y lugares. Es complicado para nosotros ir al banco, utilizar los servicios de salud, viajar en autobús, simplemente caminar por la calle. Sientes que la gente te está mirando, que mi cuerpo es una molestia”.

Les resulta extremadamente difícil hacer la transición a una expresión de género que corresponda a su identidad y forma de vida. Aunque se han sentido niñas desde muy jóvenes en la mayoría de los casos, no tienen las condiciones para vivir de esa manera con libertad y dignidad debido al rechazo de la sociedad.

“En Perú no existe la juventud trans, y muchos de nosotros nos hemos mudado de adultos. Lo hice cuando empezó la pandemia”, dijo Victoria, de 32 años, quien prefirió no dar su apellido.

“Nos encerraron a todos en casa y me dije: ¿cómo querría vivir si solo me quedara un mes? ¿Es esta la vida que realmente quiero, soy realmente yo, es así como quiero verme a mí mismo? Eso fue lo que me empujó a hacerlo, como la vida es tan corta y la vida trans es aún más corta, quería disfrutar cada momento de ser realmente yo”, dijo.

Para que la identidad con la que se identifiquen sea viva y empiecen a hacer cambios en su apariencia física necesitan terapias hormonales. Suelen pasar por este proceso sin la debida atención médica por su alto costo y la desconfianza en el sistema.

“Reconozco que tuve que realizar servicio sexual durante la pandemia para poder comprar mis hormonas. Ser mujer trans es caro, necesitas unos 200 soles al mes (51 dólares)”, dijo.

“El estado no te da tratamiento, el estado solo te da bloqueadores de testosterona y condones, porque es parte del programa anti-VIH/Sida (al que tienen acceso aunque no tengan el virus). Si no hay fondos para el tratamiento del VIH, menos para nosotros. Siempre somos los últimos en la fila”, dijo.

Admitió que el sistema de «boca a boca» entre amigos para ayudarse mutuamente a hacer la transición no es seguro para la salud porque, por ejemplo, el estrógeno que funciona para uno probablemente dañe a otro. «Pero no tenemos otra opción, son los roles de Rusia», dijo.

Gia, de 33 años, también solo dio su nombre de pila. Poeta y artista como sus amigas, también se mudó durante la pandemia. Recientemente se mudó de la casa familiar debido a la presión de su madre; ya no era un entorno seguro para ella. Cuando se le pregunta cómo se ve a sí misma en el futuro, responde: «muerta».

Mientras piensa en lo que quiere hacer en el futuro, pinta una imagen de ser propietaria de una productora de televisión y tener buenos trabajos para ella y sus amigos. Todos ellos tienen una aspiración, ya que la incertidumbre del empleo y los ingresos es una constante en sus vidas.

Cuando se les preguntó sobre la esperanza de vida de las mujeres trans, dijeron que el promedio era de 35 años.

“Si no te mueres por problemas de salud, te mueres porque te matan, como le pasó a nuestro amigo trans, Rodrigo. Llegó a los 32 años, estudió en la universidad, tenía una beca en Harvard (Estados Unidos) y un futuro prometedor. Y a pesar de todo eso murió por ser trans. Es un recordatorio de que nuestras vidas no valen nada”, dijo Gía, rozando las caras de todos y sumiendo la habitación en silencio.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba