Asia y Pacífico

Privatización, acaparamiento de tierras y recursos bajo el liderazgo del FMI en Sri Lanka

– El 1 de septiembre de 2022, Sri Lanka, agobiada por la deuda, llegó a un acuerdo preliminar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre un Servicio Ampliado del Fondo a 48 meses de 2900 millones de USD, que apenas cubre la deuda pendiente del país o sus necesidades inmediatas de supervivencia.

Sin embargo, el ajuste estructural del FMI requiere que el país cumpla con sus condiciones familiares de reestructuración de la deuda: privatización de empresas estatales, recortes en las redes de seguridad social y alineación de las políticas económicas locales con los intereses estadounidenses y occidentales.

Ya hay señales de que estas políticas dañarían el bienestar de los habitantes de Sri Lanka y la soberanía del país y conducirían a una mayor disparidad de riqueza y una nueva crisis de la deuda.

La fuente más importante de generación de ingresos estatales identificada en el presupuesto de Sri Lanka para 2023 es la privatización de las empresas estatales (SOE), una estrategia clave de ajuste estructural del FMI y la economía neoliberal.

Privatización, acaparamiento de tierras y recursos bajo el liderazgo del FMI en Sri Lanka, Tu Mundo al dia

El presupuesto de Sri Lanka para 2023 establece:

    “Actualmente, el gobierno mantiene 420 empresas estatales. 52 de estos generan más de Rs. 86 mil millones en pérdidas… Ahora se ha establecido una Unidad en el Ministerio de Hacienda con la tarea específica de reestructurar las empresas estatales. Primero, se tomarán medidas para reestructurar Sri Lankan Airlines, Sri Lanka Telecom, Colombo Hilton, Waters Edge y Sri Lanka Insurance Corporation (SLIC) junto con sus subsidiarias, y sus ganancias se utilizarán para fortalecer las reservas de divisas del país. , y fortalecer la rupia.”

Los gobiernos nacionalistas y de izquierda de Bandaranaike establecieron numerosas empresas estatales entre mediados de la década de 1950 y mediados de la de 1970, muchas de ellas industrias de sustitución de importaciones para reemplazar las importaciones extranjeras con producción nacional.

Muchas empresas estatales se privatizaron después de la introducción de la economía abierta en 1977, y la privatización (o comercialización) ha continuado de manera constante desde entonces, con gobiernos sucesivos vendiendo empresas estatales por completo o entregándolas en sus asociaciones público-privadas (APP).

Hay 55 empresas estatales estratégicas, 287 empresas estatales con intereses comerciales y 185 empresas estatales con intereses no comerciales en Sri Lanka. Se estima que las 55 empresas estatales estratégicamente importantes emplean aproximadamente el 1,9 por ciento de la fuerza laboral del país. Se estima que la fuerza laboral total en el sector estatal es de alrededor de 1.4 millones de personas, que es más de una de cada seis de la fuerza laboral total del país.

Muchos habitantes de Sri Lanka prefieren trabajar para el sector público debido a la seguridad laboral, la jubilación y otros beneficios. Existe la preocupación de que «… la privatización podría conducir a salarios y beneficios más bajos, así como a altos despidos y rotación de empleados», y que «las corporaciones pueden tomar decisiones basadas en las ganancias en lugar del interés público para privatizar».

A diferencia del sector privado, muchas de las empresas estatales de Sri Lanka cuentan con poderosos sindicatos, con trabajadores de diversas habilidades y niveles profesionales, que han luchado por los derechos de los trabajadores y la soberanía del país durante muchos años.

Es probable que la privatización elimine muchos sindicatos, huelgas y otras formas de resistencia laboral. En octubre de 2022, los trabajadores de Ceylon Petroleum Corporation (CPC) realizaron una huelga de protesta contra la propuesta de privatización de CPC.

De manera similar, 1200 trabajadores sindicalizados en la fábrica de Prensa del Gobierno, que también fue objeto de privatización y recortes salariales, laborales y laborales, se declararon en huelga en noviembre de 2022.

El CPC, que es una empresa vital en el suministro de petróleo y la seguridad energética de la isla, está en la mira de la privatización en el marco del programa de reestructuración del FMI. Lanka India Oil Company (LIOC), Sinopec de China, Oman Development Petroleum y Shell han expresado interés en este acuerdo.

Es importante señalar que, en nombre de la privatización, el CPC está siendo entregado a empresas estatales de poderosos países extranjeros. La empresa matriz de LIOC es Indian Oil Corporation Limited (IOC), propiedad del Ministerio de Petróleo y Gas Natural de la India.

De manera similar, Sinopec Group es el conglomerado de refinación de petróleo, gas y petroquímicos más grande del mundo y es propiedad total del estado chino; y Petroleum Development Oman es propiedad del Gobierno de Omán, Royal Dutch Shell, Total Energies y Partex.

Parásitos y buitres de la privatización

Sri Lanka necesita aprender lecciones de los incidentes de privatización en otras partes del mundo. Según un estudio del Instituto Transnacional de Ámsterdam ‘La industria de la privatización en Europa’ de 2016, la privatización en Europa no ha logrado los ingresos esperados porque solo «las empresas rentables se venden y de forma constante a precios de ganga».

El estudio señala que las empresas privatizadas no son más eficientes que las empresas estatales y, bajo la rúbrica de la privatización, muchas empresas energéticas europeas en Portugal, Grecia e Italia se han vendido a corporaciones estatales de China.

El Estudio también afirma que «la privatización en Europa ha alimentado el crecimiento de la corrupción, con frecuentes casos de nepotismo y conflictos de intereses» en Grecia, Italia, España, Portugal y el Reino Unido.

También debemos tener cuidado con los conflictos de intereses en negocios tan grandes que involucran dinero público y bienestar. Por ejemplo, las firmas de asesoría financiera y legal Clifford Chance y Lazard han sido contratadas por el gobierno de Sri Lanka para ayudar con la reestructuración de la deuda del FMI.

El estudio del Transnational Institute enumera a Clifford Chance como parte de un pequeño grupo de empresas de asesoría legal en privatizaciones, con ingresos anuales de más de mil millones de euros, «obteniendo enormes ganancias de la nueva ola de privatizaciones impulsada por la crisis».

Se dice que Lazard es «la principal firma de asesoría líder» y «el actor de asesoría privatizada más grande del mundo». La sede operativa global de Lazard se encuentra en la ciudad de Nueva York, pero la empresa está incorporada oficialmente en las Bermudas, lo que siempre es una señal de advertencia de (falta de) ética financiera.

En contratos anteriores de asesoría del gobierno, Lazard aprovechó su posición destacada al incorporar no solo el brazo de servicios de asesoramiento, sino también su brazo de gestión de activos. Según el estudio, “en las ofertas públicas iniciales (IPO) de empresas estatales clave, Lazard a menudo ha infravalorado el precio de la empresa, lo que permite que su brazo de gestión de activos compre acciones a precios bajos. luego se vendió con una ganancia considerable cuando los precios de las acciones subieron».

La práctica de asesorar sobre procesos de privatización y luego beneficiarse de ese asesoramiento plantea cuestiones éticas sobre Lazard. También plantea interrogantes sobre toda la industria financiera global responsable de crear crisis de deuda en primer lugar y luego de encontrar formas turbias de sacar provecho de ellas, a expensas de los países agobiados por la deuda.

A pesar de las preocupaciones tan serias sobre la privatización, ahora hay un gran impulso de los actores locales e internacionales de que la solución a la crisis económica y de deuda de Sri Lanka es privatizar las empresas estatales restantes y, sin duda, obtener grandes ganancias en el proceso.

Un actor local clave en este sentido es la ONG de Sri Lanka, el Instituto Advocata en Colombo, que está asociado con la Sociedad Mont Pelerin y la Red Atlas y su agenda neoliberal.

Advocata está liderando una gran campaña para convencer al público de que la privatización de las empresas estatales es la forma de «restablecer» la solvencia y la prosperidad de Sri Lanka. La ‘Gran venta forzosa de Sri Lanka’ de empresas estatales y activos estratégicos ya está en marcha, y se esperan enormes ganancias de la desviación de las élites financieras y corporativas locales y globales y la pauperización de la gente común.

Privatización de Tierras

Un recurso estatal clave en riesgo es la tierra, por lo que la mercantilización de la tierra estatal es un aspecto importante de la privatización en Sri Lanka. No solo la tierra, sino también el agua, que es esencial para la supervivencia en la Tierra, está amenazada por la privatización y la mercantilización en Sri Lanka y en todo el mundo.

Esto no es nuevo; La privatización y mercantilización de la tierra estatal para la producción de exportación ha estado ocurriendo en Sri Lanka desde la era colonial británica. Aunque Sri Lanka no ha firmado oficialmente la agenda neoimperial del Pacto de la Corporación del Milenio de EE. UU., iniciada bajo George W. Bush en 2002, los gobiernos contemporáneos de Sri Lanka están avanzando en su agenda de tierras privatizando estados para priorizar la producción de exportación sobre la producción local de alimentos. , a pesar del aumento de los precios de los alimentos importados y la crisis alimentaria que enfrenta el país.

Dos propuestas muy importantes en este sentido se incluyeron en las propuestas presupuestarias de 2023 sin discusión pública. En primer lugar, la Cláusula 12.1 establece en relación a las ‘Tierras de Exportación Agropecuaria’:

    “Una gran extensión de tierra con la Junta de Desarrollo de Janatha Estate [EDB), Sri Lanka State Plantation Corporation (SPC), and Land Reform Commission (LRC) remains without being cultivated or productively utilized for a long time, ….. Accordingly, a programme will be devised to allow investors to productively utilize them in a manner to increase both the production and exports. Hence, it is expected that large parcels of unutilized/unproductively used lands will be leased out on long-term basis to grow exportable crops…”

Secondly, Clause 13.1 of the 2023 Budget on ‘Disposal of Government Lands’ states:

    “…activities related to the disposal of government lands are carried out by District Secretaries/Government Agents through Divisional Secretaries/ Additional Government Agents…, , such duties were also allocated to Sri Lanka Mahaweli Authority and Land Reform Commission which were established for special requirements at a later stage…there are occurrences of discrimination and malpractice as …activities related to disposal of lands … Therefore…, a programme will be prepared during the next year to enable preliminary activities in relation to disposal of all government lands including the disposal of lands under the above two institutes only by the Divisional Secretaries.”

Nationalist members of Parliament and the Federation of National Organizations have criticized the move to place state land under Divisional Secretaries as a ploy for land grabbing, and that the move to deliberately privatize state land may have ‘irrevocable consequences.’

While recognizing the need to reform the existing Land Reform Commission, they point out that solely empowering Divisional Secretaries would encourage partisan land distribution.

The 2023 Budget seems to put the MCC Compact into effect although activists challenging the Compact have warned of a neocolonial agenda for a massive modern-day land grab, displacement and peasant pauperization.

There is great concern over the legitimacy of crucial land and other privatization decisions taken by President Wickremesinghe as neither he nor his United National (UNP) Party have a mandate to do so from the people. The land, the ports and the state enterprises do not belong to politicians but to the people and to future generations of Sri Lankans.

Clearly, there needs to be careful deliberation of alternatives before the IMF dictated ‘Great Sri Lanka Fire Sale’ is allowed to proceed.

Asoka Bandarage PhD has taught at Brandeis, Mount Holyoke, Georgetown and other universities. She is currently Distinguished (adjunct) Professor at the California Institute of Integral Studies. She is the author of Colonialism in Sri Lanka, The Separatist Conflict in Sri Lanka, Women, Population and Global Crisis Sustainability and Well-Being: The Middle Path to Environment, Society and the Economy and many other books and publications. She serves on the advisory boards of the Interfaith Moral Action on Climate and Critical Asian Studies

UN Bureau

 

 

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba