¿Qué gastos necesita cubrir un estudiante universitario? 

By | 2 enero, 2018

Una residencia de estudiantes puede ser la mejor solución cuando se abre una nueva etapa de formación. La ciudad, la universidad o el entorno más próximo son algunos de los elementos que inciden en el desarrollo del potencial académico del estudiante. Cada decisión cuenta, por lo que mejor asegurarse que se toman en la dirección correcta. 

 

Un ambiente positivo alrededor del universitario favorecerá su rendimiento. Cuando se trata de estancias en otras ciudades, es fundamental que encuentre su propio espacio para el desarrollo personal y académico. 

 

Pero construir un futuro prometedor no es gratis. Un estudiante universitario necesita cubrir determinados gastos al año.  

 

 RUS

Imagen: Fotolia 

 

El precio de la vida universitaria 

 

  • El alojamiento 

 

Una casa, una habitación o una residencia son las opciones que se manejan. En el caso de las dos primeras, se debe tener en cuenta que pueden suponer una elección difícil y a ciegas si se pretende crear una determinada atmósfera alrededor del estudiante. También es necesario tener presente algunos gastos derivados, como el agua, el gas, la electricidad, el internet o -el más sustancial- la comida.  

 

La opción de una residencia es la más cómoda y la que garantiza unas condiciones más favorables para que el estudiante afronte sus tareas formativas. En algunas residencias, además, los gastos derivados son nulos o mínimos porque están incluidos en el régimen contratado. 

 

  • El transporte 

 

Lo ideal es que el alojamiento esté lo más cerca posible del centro de formación. Facilita enormemente la rutina tener la universidad a un momento caminando. Sin embargo, en muchas ocasiones no es posible. El metro, el autobús, el tren o el vehículo propio son las opciones más recurrentes según la ciudad y la ruta más cómoda y rápida.  

 

Barcelona, Londres o Berlín son algunas de las ciudades europeas que están impulsando la movilidad sostenible, así que una bicicleta puede ser la opción de transporte más económica, saludable y comprometida con el medio ambiente. 

 

  • La matrícula 

 

El precio de la matrícula universitaria puede variar drásticamente según el centro y la carrera que se curse. Aun así, es un gasto inevitable, a no ser que el estudiante sea el beneficiario de una beca. Tampoco se debe olvidar los gastos que se pueden derivar: libros, material académico o todo lo que pueda exigir seguir los estudios o las actividades prácticas. 

 

  • El ocio 

 

Ir al cine, mantenerse en forma en el gimnasio, quedar con los amigos para cenar… La vida no solo es estudiar. Tomarse un respiro de vez en cuando es más que necesario para seguir afrontando un reto académico. Estos momentos de desconexión son vitales para que una persona tenga una buena salud mental. 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.