De todas las etapas de la vida, la ancianidad es la menos esperada. Los niños sueñan con crecer y convertirse en adultos y estos a su vez, anhelan volver a los años de su juventud e infancia. Sin embargo, la idea de la vejez o de estar en una residencia tercera edad, en pocos casos resulta atractiva.

Esto se debe, a que existe la idea de que se trata de una etapa infeliz, en la que no es posible hacer lo que nos satisface y esto es un error. Sí, la vejez es una fase caracterizada por las limitaciones, pero todas lo son. La niñez, la adolescencia y la adultez, también tienen las suyas.

En este sentido, el mayor obstáculo para alcanzar la felicidad durante la vejez, no son los años o las reglas de una residencia tercera edad, sino los prejuicios que tenemos con respecto a ella y la creencia de que no es posible o no está permitido hacer lo que nos da satisfacción.

La tercera edad es más que la oportunidad de ser abuelos. Esta ciertamente es una experiencia maravillosa, pero no la única que puede aportar alegría y satisfacción. Bailar al ritmo de la música del momento, vestirse a la moda, compartir con la pareja y amigos, son algunas de las experiencias que renuevan la pasión por la vida.

Residencia tercera edad

La clave es una buena actitud

El debilitamiento de las facultades físicas y mentales es parte del proceso vital, no es posible evitarlo. Pero ello no tiene por qué afectar negativamente nuestra actitud. Por el contrario, el paso de los años y la experiencia, ayudan a superar muchos miedos, de modo especial, aquellos que impiden atreverse a ser felices.

Mientras que algunos rehúyen de ella, otros la esperan ansiosos, ya que les da la oportunidad de hacer realidad sueños que habían olvidado, tiempo de calidad para sí mismos y sus seres queridos y la posibilidad de experimentar lo que hasta ahora no han hecho.

La vejez no tiene por qué ser una etapa a la que te de miedo llegar. En cambio, puedes hacer de ella, una época de plenitud; el secreto está en querer que así sea. Basta que dejes a un lado los prejuicios y te atrevas a disfrutar de ella con libertad, así podrás convertirla en la fase más feliz de tu vida. Un excelente ejemplo de ello, lo podemos apreciar en este vídeo, donde nos exponen ciertos mandamientos para tener la mejor actitud posible.

Albert Lennon

Una residencia tercera edad en la actualidad intenta contribuir con ese propósito y ofrece a los ancianos múltiples opciones para que vivan a plenitud esta etapa.

Investiga los centros de ancianos en Sevilla que se han hecho fama por su lujo, equipamiento, atención y diversidad de actividades que ponen al alcance de sus usuarios. Lo que, a su vez, da mucha tranquilidad a todos los miembros de la familia involucrados.

Comparte ésto en tus redes sociales
Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *