Africa

Soluciones africanas a los problemas de África: reformulación de la innovación científica

– África está plagada de muchas epidemias, desde la tuberculosis y el VIH/SIDA hasta la malaria y la poliomielitis salvaje, pero el continente ha estado trabajando durante muchos años para luchar contra estas amenazas. La clave para abordar estas enfermedades mortales es aprovechar la experiencia existente y encontrar soluciones impulsadas localmente.

La reciente pandemia de COVID-19 volvió a sacar a la luz la salud pública en todo el mundo y también recordó que la ciencia no se persigue en una torre de marfil. La ciencia crea humanidad porque sucede entre nosotros. COVID-19 también ha demostrado que ninguna epidemia ocurre sola. Al trabajar juntos, podemos aprovechar nuestras bases de conocimiento para desarrollar formas innovadoras de abordar los desafíos de salud que benefician a toda la humanidad.

Esto no es una idea nueva. De hecho, fue algo con lo que nos familiarizamos demasiado durante la pandemia del SIDA.

África tiene el liderazgo científico y el capital intelectual para desarrollar nuevas tecnologías e intervenciones. Esto es algo que hemos demostrado una y otra vez. Si hay un problema, la investigación local es definitivamente la mejor manera de encontrar una solución.

La desesperación, el dolor y la pérdida eran rampantes durante la década de 1980 y principios de la de 1990, al comienzo de la epidemia de VIH en Sudáfrica. Todos los fines de semana, las carpas funerarias blancas en el campo de KwaZulu-Natal parecían crecer y multiplicarse, lo que reflejaba el mayor número de víctimas del virus en el país.

Eso me ayudó a motivarme a emprender uno de los primeros estudios basados ​​en la población que analizó de cerca este problema de salud emergente en Sudáfrica. La prevalencia del VIH era baja en ese momento, con menos del 1% de la población infectada.

Pero el acecho dentro de los datos fue una indicación terrible: las mujeres jóvenes (15-24 años) tenían seis veces más probabilidades de infectarse en comparación con sus contrapartes masculinas.

Sabíamos que había algo que hacer. Eso significaba comprender qué causó esta enorme variación de riesgo. Entonces comenzamos a hablar con mujeres de todos los ámbitos de la vida para tratar de comprender mejor sus experiencias.

Esto es lo que aprendimos: las relaciones y la dinámica del poder sexual estaban interfiriendo con la prevención de enfermedades. Las mujeres no pudieron defenderse debido a las opciones limitadas disponibles para ellas, opciones como los condones, que colocaron la responsabilidad de reducir el riesgo en manos de los hombres.

Mientras tanto, los casos en Sudáfrica continuaron aumentando a un ritmo alarmante, duplicándose anualmente en la población general.

Los métodos existentes para prevenir la infección por el VIH no la redujeron. Un enfoque diseñado en el Norte global nunca ha sido capaz de tener plenamente en cuenta las necesidades de las mujeres en África. Es por eso que, en su lugar, es necesario presentar nuevas soluciones.

Una forma en que tratamos de empoderar a las mujeres fue con un gel que contenía Tenofovir, un medicamento antirretroviral (ARV). Este enfoque innovador, demostrado en el ensayo CAPRISA 004, permitió a las mujeres VIH negativas protegerse del virus. La investigación de CAPFISA sobre PrEP fue reconocida recientemente por el Premio VinFuture como una innovación de rescate del Sur global.

Hoy en día, Tenofovir se toma diariamente en forma de pastilla para prevenir el VIH, una solución también conocida como profilaxis previa a la exposición (PrEP). Ha sido adoptado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la principal opción de prevención tanto para mujeres como para hombres.

Y no se detuvo allí: actualmente se está considerando una variedad de nuevos medicamentos antivirales y formulaciones de acción prolongada, administrados como inyecciones e implantes, para ampliar las opciones de prevención.

El SIDA ya no es una condición fatal, sino que es crónica pero tratable. Pero todavía vemos demasiadas nuevas muertes e infecciones por el VIH, especialmente en las poblaciones marginadas. Dos tercios de las personas que viven con el VIH / SIDA se encuentran en el África subsahariana y la región representa el 60% de todas las nuevas infecciones.

Mientras nos enfocamos en otras pandemias, como la COVID-19, no podemos darnos el lujo de perder los logros obtenidos en el VIH. Es una trampa en la que hemos caído antes, cuando el trabajo inicial sobre el VIH eclipsó los esfuerzos contra la tuberculosis, y no podemos quedar atrapados de nuevo.

Incluso ahora, el COVID-19 sigue aprendiendo de los muchos años de trabajo que se han dedicado a nuestra respuesta al VIH/SIDA. Esto incluye aprovechar las herramientas de prueba existentes para detectar COVID, usar la infraestructura de ensayos clínicos para acelerar el desarrollo de vacunas, solicitar procesos de participación comunitaria para educar al público y confiar en la experiencia científica para guiar a los gobiernos en su respuesta.

La pandemia del SIDA nos ha enseñado que los científicos, los encargados de formular políticas y las sociedades civiles no pueden trabajar en el vacío. Debe haber una unidad de propósito que aliente el apoyo continuo de los líderes mundiales en los gobiernos y agencias de financiación de todo el mundo.

África tiene el liderazgo científico y el capital intelectual para desarrollar nuevas tecnologías e intervenciones. Esto es algo que hemos demostrado una y otra vez. Si hay un problema, la investigación local es definitivamente la mejor manera de encontrar una solución.

Siguiendo el camino de esta innovación, se necesita financiación para apoyar y promover el crecimiento y la experiencia de los científicos africanos. Nuestra interdependencia y vulnerabilidad compartida ilustran la importancia de la cooperación mundial y regional y el intercambio de recursos que deben utilizarse en beneficio de la humanidad. No hay tiempo para la complacencia. Necesitamos asegurarnos de que las soluciones se adapten a través de la investigación local para aprovechar al máximo a los necesitados.

Profesora Quaraisha Abdool Karim, PhD es epidemiólogo de enfermedades infecciosas y director científico asociado del Centro para el Programa de Investigación del SIDA en Sudáfrica (CAPRISA). Fue la Ganadora 2021 del Premio VinFuture, en la categoría ‘Innovadores de países en desarrollo’.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba