América Latina y Caribe

Soluciones locales impulsan micromovilidad sostenible en Cuba

– La incorporación de pequeños vehículos eléctricos al transporte público, junto a iniciativas que incentivan el uso de la bicicleta, representan oportunidades y desafíos para Cuba para combatir los problemas crónicos de la movilidad urbana de manera sostenible e incluyente.

“Conectar lugares cercanos con medios de transporte eléctricos es oportuno y un alivio”, dijo Dania Martínez, en referencia a los conocidos vehículos Ecotaxis, seis asientos que desde junio uno brindan transporte entre barrios dentro del municipio de Boyeros. del 15 en La Habana.

“Neomovilidad pretende fortalecer el marco regulatorio para una transición eficiente hacia un sistema de transporte urbano bajo en carbono en La Habana, con un impacto ambiental positivo”. –Reynier Campos

La maestra y su hijo esperaban uno de esos vehículos en el centro comercial Fontanar para llevarlos a Wajay, su barrio en las afueras de La Habana, cuando les preguntó qué les parecía el servicio.

“El transporte público no es bueno en esta zona, lejos del centro de la ciudad, y los taxis privados te cobran mucho. Puede ser difícil ir a otro lugar a cinco kilómetros de distancia. Espero que las tres ruedas se extiendan a otros lugares”, dijo Martínez.

Se refería a vehículos livianos de motor similares a algunos tipos de autorickshaws asiáticos, también conocidos localmente como motocarro o mototaxi, con capacidad para seis personas en la parte trasera.

Con una autonomía de 120 kilómetros, estos vehículos eléctricos de tres ruedas cubren tres recorridos de dos a cuatro kilómetros por un precio de cuatro pesos, o 17 centavos al tipo de cambio oficial en un país con un salario promedio mensual equivalente a unos 160 dólares. .

La flota de 25 vehículos forma parte del proyecto Neomovilidad, implementado por la Dirección General de Transporte de La Habana (DGTH) y la oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Cuba.

Para su implementación hasta el 2023, cuenta con un presupuesto de 1,9 millones de dólares otorgado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF).

“Desde su inicio en 2019, Neomovilidad tiene como objetivo fortalecer el marco regulatorio para una transición efectiva hacia un sistema de transporte urbano bajo en carbono en La Habana, con un impacto positivo en el medio ambiente”, dijo Reynier Campos, director del proyecto en .

Durante los tres primeros meses de operación se transportaron más de 135.000 personas, con una capacidad de reducción de emisiones mensual estimada en 6,12 toneladas de dióxido de carbono equivalente.

En el lado negativo, los ecotaxis solo pueden recargarse por la noche conectándose a la red eléctrica nacional, y el 95 por ciento depende de la quema de combustibles fósiles para generar electricidad. La recarga se realiza en el aparcamiento de vehículos de tres ruedas y se realiza por la noche ya que tarda unas seis horas.

Sin embargo, hay planes para contratar energía de los parques solares de la eléctrica estatal Unión Eléctrica de Cuba, para compensar el consumo, dijeron ejecutivos.

Otras flotas de Ectaxis prestan servicio en los municipios de La Habana Vieja, Centro Habana y Guanabacoa, también apoyadas por el PNUD, y contribuyen al compromiso nacional con las actividades de mitigación del cambio climático.

Campos explicó que Neomovilidad en Boyeros es un proyecto piloto que podría extenderse a otros municipios habaneros y ciudades de esta isla caribeña de 11,1 millones de habitantes, donde el transporte público es uno de los temas más apremiantes a largo plazo.

Reynier Campos, jefe del proyecto Neomovilidad, enfatizó que la iniciativa pretende fortalecer el marco legislativo y promover políticas públicas basadas en cuatro líneas que contribuyan a la Movilidad Urbana Sostenible y ayuden a reducir las emisiones de carbono en Cuba. AMIGOS: Jorge Luis Baños/

Un problema desde hace mucho tiempo

Con sus 2,2 millones de habitantes y miles de personas que viven aquí a corto plazo, La Habana tiene 1,4 millones de personas que utilizan el transporte diario, un millón de los cuales utilizan la empresa estatal de autobuses Empresa de Ómnibus Urbanos, según el Ministerio. Transporte.

Pero los últimos informes oficiales admiten que menos del 50 por ciento de la flota de autobuses públicos opera actualmente en la capital.

El gobierno cubano culpa al embargo estadounidense como el principal obstáculo para la compra de repuestos, así como a la falta de acceso al crédito para reparar y restaurar autobuses, el principal medio de transporte público.

Los problemas de disponibilidad de combustible y la cantidad de conductores que encuentran trabajo en sectores con mayores beneficios económicos sustentan también un servicio irregular que domina las concurridas paradas en las horas punta.

Las cifras muestran que el 26 por ciento del total estimado de pasajeros en La Habana utiliza taxis privados, que cobran tarifas más altas que no todos pueden pagar.

También existen cooperativas de transporte no agropecuario con taxis y microbuses, así como buses de la empresa estatal Transmetro, que prestan servicios con horarios fijos.

Alrededor del 80 por ciento de los habitantes de América Latina viven en pueblos y ciudades, y el transporte público urbano sigue siendo fundamental en los planes de movilidad regional.

Cuba da pasos silenciosos para incentivar el uso de vehículos alternativos y aumentar la producción de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, que prevé elevar del cinco actual al 37 por ciento para 2030.

Como resultado de las regulaciones aduaneras flexibles en cuanto a su importación, así como el montaje, se estima que hay medio millón de bicicletas, motocicletas y triciclos eléctricos en circulación en la isla, ayudando a las familias a moverse.

Sin embargo, los altos precios y las ventas en moneda extranjera solo dificultan su difusión. Algunos de los más económicos cuestan más de 1.000 dólares, mientras que otros se venden entre 2.000 y 5.000 dólares en las tiendas del gobierno.

Mirelis Cordovés, la conductora de uno de los electrones, realiza 11 viajes diarios en la ruta Fontanar-Wajay, en el municipio de Boyeros en la capital de Cuba. Está feliz de tener un trabajo y mayores ingresos para mantener a su hijo de nueve años, a quien cría sola. AMIGOS: Jorge Luis Baños/

Enfoque de género para reducir brechas

Neomovilidad destaca por fomentar la incorporación de la mujer como conductora y promover el empleo femenino.

“Además de darme trabajo, mis ingresos son mayores, lo que me ayuda a mantener a mi hijo de nueve años”, Mirelis Cordovés, una madre soltera que es una de las 13 mujeres que ahora forman parte de un equipo de conductores de el proyecto, dijo .

Naciones latinoamericanas como Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana y Panamá han adoptado políticas nacionales relacionadas con el desarrollo de la movilidad eléctrica.

En el caso de Cuba, la propuesta es “una visión para el desarrollo de la electromovilidad desde los Ministerios de Transporte, Energía y Minas e Industria, con lineamientos y líneas prioritarias en el transporte público, incluyendo la restauración de vehículos”, dijo Campos.

Dijo que Neomovilidad pretende impulsar políticas públicas que contribuyan a la Movilidad Urbana Sostenible.

El proyecto recomienda considerar las necesidades de movilidad específicas de cada grupo social e incorporar variables como el género, la edad y la accesibilidad, para reducir las brechas.

La Encuesta Nacional de Igualdad de Género, que se realizó en 2016 pero cuyos resultados se dieron a conocer en febrero de 2019, mostró que son principalmente las mujeres las que llevan la carga del trabajo de cuidados.

Ellos son los que pasan la mayor parte del tiempo llevando a los niños, familiares u otras personas a su cargo a escuelas, hospitales o para comprar alimentos, mostró la encuesta.

El transporte fue identificado como uno de los tres mayores problemas para las mujeres cubanas, solo superado por los bajos ingresos y la escasez de viviendas.

El estudio llamó la atención sobre la correlación entre el uso del tiempo y la desigualdad de ingresos, ya que las opciones de transporte más baratas (autobuses públicos) aumentan los retrasos en los viajes.

Los expertos consultados por consideran que en el caso de Cuba, una nación en desarrollo sacudida por una crisis económica de tres décadas y problemas financieros urgentes, no hay que esperar soluciones que requieran grandes recursos, si es posible alternativas de diseño pequeño y accesible. . organizar y facilitar la movilidad.

Stand de Neomovilidad durante la Feria Internacional del Transporte 2022 en la feria Pabexpo de La Habana. El proyecto incluye un sistema piloto de bicicletas públicas, con seis cicloestaciones y 300 bicicletas, que debe comenzar a ofrecer sus servicios antes de que finalice 2022. CORTESÍA: Jorge Luis Baños/

Integración de bicicletas

Como parte de Neomovilidad, antes de que finalice 2022 se debe iniciar un sistema piloto de bicicletas públicas, con seis estaciones y 300 bicicletas, también en el municipio de Boyeros.

La empresa autónoma Inteliforja operará el sistema de movilidad en bicicleta como un proyecto de desarrollo local, en colaboración con la DGTH, luego de ganar un proceso de licitación.

“La actividad principal es el alquiler de bicicletas a precios razonables. Incluirá otros servicios como estacionamientos, talleres mecánicos, además de actividades complementarias como cicloturismo, entrega de paquetes y actividades comunitarias para incentivar el uso de este medio de transporte”, explicó Luis Alberto Sarmiento, uno de los gerentes de Inteliforja.

Sarmiento dijo a que el taller central estará ubicado en la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, que alberga varias carreras de ingeniería y arquitectura.

“Planeamos instalar allí una estación de paneles solares para cargar las motos y bicicletas eléctricas de los estudiantes”, dijo el joven emprendedor.

“Más adelante, cuando tengamos más recursos, planeamos introducir bicicletas o triciclos para transportar a los ancianos y discapacitados”, agregó Sarmiento.

Si bien la movilidad eléctrica y el uso de la bicicleta se perciben como promotores de ciudades más abiertas, seguras, limpias y saludables, Cuba enfrenta numerosos desafíos en este sentido, comenzando por la necesidad de abaratar los vehículos y la disponibilidad estable de repuestos y componentes seguros.

Otras asignaturas pendientes son la falta de puntos de recarga para repostar fuera de casa, la falta de carriles bici o vías verdes, así como la urgente necesidad de reparar la red viaria, el 75 por ciento calificada de regular o mal estado.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba