Africa

Trágicas muertes por inanición en Karamoja, Uganda, en medio de sólidas tecnologías de adaptación climática

– Cientos de personas han muerto de hambre en la región Karamoja de Uganda, y los líderes locales dicen que algunas personas ahora comen pasto para sobrevivir.

La Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna (FEWSNET) estimó que unas 518.000 personas de los hogares más pobres de Karamoja se enfrentan a una inseguridad alimentaria crítica como resultado de dos temporadas de malas cosechas.

De las 518.000 personas con altos niveles de inseguridad alimentaria, 428.000 se encuentran en la etapa tres (niveles de crisis de inseguridad alimentaria) y 90.000 se encuentran en la etapa cuatro (niveles de emergencia de inseguridad alimentaria).

Por primera vez en tres años, los nueve distritos de Karamoja: Kaabong, Moroto, Kotido, Napak, Nabilatuk, Amudat, Karenga, Abim y Nakapiripit se encuentran en un nivel de crisis o peor según la clasificación del IPC.

La Clasificación Integrada de Grados de Seguridad Alimentaria (IPC) utiliza una escala de uno a cinco para medir la inseguridad alimentaria. El estado de Karamoja ha alcanzado un nivel de crisis cercano al nivel de desastre.

Nakut Faith Loru, parlamentaria del distrito de Kabong, dijo a que el número de personas que mueren de hambre aumenta a pesar de los esfuerzos del gobierno para brindar ayuda alimentaria.

“La situación del hambre en el distrito de Kaabong está empeorando, especialmente para los ancianos. Una gran cantidad de personas se están muriendo de hambre, y los que están a punto de morir evitan dormir porque tienen miedo de morir mientras duermen”, dijo.

A fines de julio, la desnutrición aguda estaba en niveles críticos en todas las áreas.

Aleper, de cuatro años, se encuentra entre los niños que reciben tratamiento por desnutrición en el hospital general de Kabong. Se ha suavizado, una vez más un símbolo viviente de los horrores del hambre que mata a la gente a diario en el remoto noreste de Uganda. Todas las costillas de Aleper son visibles, su estómago está hundido y pequeños pliegues de piel cubren donde deberían estar sus nalgas.

Los altos precios de los alimentos dejan a muchas familias sin poder comprar alimentos nutritivos, obligándolas a encontrar otras formas de sobrellevar la situación.

«La situación en Karamoja es un ejemplo de cómo la tormenta perfecta del cambio climático, los conflictos, el aumento de los costos de los alimentos, el impacto de la COVID-19 y los recursos limitados está aumentando el número de personas que padecen hambre», dijo Abdirahman Meygag, representante del PMA en Uganda.

Las imágenes aterradoras de niños y ancianos de Karamojong muriendo de hambre revelaron lo mal preparado que estaba el gobierno en respuesta a lo que, según algunos expertos, era una situación muy predecible.

La presidenta del Parlamento de Uganda, Anita Among, es una de las personas que han expresado su preocupación por la grave situación en la región de Karamoja.

“Vimos tantas personas hambrientas, niños desnutridos. El gobierno necesita salir claro sobre cómo abordar este problema. A corto, mediano y largo plazo”, dijo Anita Entre

El líder de la oposición en el Parlamento, Mathias Mpuuga, estuvo de acuerdo en que la provisión de ayuda humanitaria no era sostenible. “Tenemos una sequía general y una mala cosecha generalizada en el país. Mucha gente ya está buscando comida”, dijo Mpuuga.

Los agricultores de otras regiones además de Karamoja se han quejado de la mala o nula cosecha. Kaleb Ejiioninga de la región del Nilo Occidental a lo largo de la frontera entre Uganda y la República Democrática del Congo se encuentra entre aquellos cuyas cosechas se marchitaron antes de la cosecha.

“Sembramos maíz y sorgo. todos se marchitaron. El gobierno debe venir a nuestro rescate. Si es posible, deberían conseguirnos variedades de semillas que maduren rápido. Porque incluso cuando lleguen las lluvias, si plantamos la misma semilla, es posible que no crezca”, apeló Ejiioninga.

Otro agricultor, Joseph Indiya, dijo a que muchos agricultores estaban sorprendidos por la tasa de malas cosechas.

“En realidad, el suelo aquí es muy fértil. Estamos rodeados de ríos. La producción es muy alta, pero esta vez nos sorprendió. Solía ​​llover un poco en junio y luego llovía durante julio. Pero ahora, no hay ni una sola gota de lluvia”, dijo India.

La ironía es que, si bien la mayor parte de Karamoja y otras partes están secas, las inundaciones catastróficas en el distrito de Mbale East han matado a 29 personas y han dejado a cientos sin hogar después de las fuertes lluvias que desbordaron los ríos.

El Ministro de Agricultura de Uganda, Frank Tumwebaze, dijo que la situación en Karamoja y otras partes de Uganda no es diferente a la situación en la Copa Africana donde países como Somalia, Etiopía, Kenia, Sudán del Sur y Sudán están enfrentando la inseguridad alimentaria debido a fallidos lluvias durante cuatro temporadas de lluvia.

“El problema es conocido. El cambio climático es real. Trabajaremos con el Ministerio de Finanzas para ver cómo se puede hacer que los equipos de riego sean más accesibles. La agricultura debe continuar sabiendo que no podemos seguir dependiendo de las posibilidades de la naturaleza”, dijo Tumwebaze a los periodistas en Kampala.

El representante de UNICEF en Uganda, Munir Safieldin, está de acuerdo en que la crisis en Karamoja no es diferente de la situación en la Copa Africana. Él cree que la situación podría haberse evitado.

“No podemos esperar a que mueran miles de niños. Muchas veces dijimos ‘nunca más’. Necesitamos financiación predecible y a largo plazo para ayudar a estos niños y sus familias”, dijo Munir Safieldin.

En medio de la crisis de pérdida de cosechas en Karamoja y en otras partes de Uganda, existe un debate sobre si la causa es el cambio climático o la diversidad. Algunos expertos creen que la historia era muy predecible. Argumentan que no se ha ayudado a los agricultores a adaptarse o hacer frente a los cambios resultantes.

Uno de esos científicos es el biólogo de plantas de Uganda Dr. Ambrose Agona, Director General de la Organización Nacional de Agricultura (NARO).

“Quiero decir que Uganda no está sufriendo mucho por el cambio climático sino por la variabilidad del clima”, explicó Agona.

“Estudios recientes han demostrado que la cantidad total de lluvia para este país no ha cambiado. No es cierto que no hayamos llovido durante las dos temporadas fallidas”, dijo Agona, cuyo organismo es responsable de dirigir y coordinar toda la investigación agrícola en Uganda.

Dijo a que los agricultores en la mayor parte de Uganda han pensado durante mucho tiempo que la primera temporada de lluvias generalmente comienza alrededor de marzo y continúa hasta junio, para que no se beneficien de la lluvia que llega tan tarde, a veces a principios de enero.

Agona dijo a que los agricultores que se han beneficiado de las lluvias realmente obtienen la cosecha, especialmente cuando siembran variedades de cultivos resistentes a la sequía y de maduración temprana.

En junio, la oficina de EBT en Uganda emitió la clasificación IPC para Karamoja, advirtiendo de la crisis.

“Los resultados del IPC que hemos publicado hoy no son tan diferentes de los resultados que hemos visto en los últimos años. Necesitamos cambiar nuestro enfoque de responder a esta crisis de inseguridad alimentaria cada año después de que ya ha ocurrido”, dijo Antonio Querido, representante de la FAO en Uganda.

¿Cómo lidia un agricultor con la variabilidad climática?

El veterinario e investigador Dr. William Olaho-Mukani dijo a que el problema en Karamoja y Uganda en general es la falta de implementación de tecnologías para ayudar a los agricultores a cultivar cuando no llueve.

«Aquí es donde está el problema. No luches contra el fuego. Proporcionar a los agricultores tecnologías para la recolección de agua, cultivos de maduración rápida y resistentes a la sequía”, dijo Olaho-Mukani.

“Karamoja tiene mucha agua cuando llueve. El desafío era la transferencia de tecnología. NARO ha investigado mucho, pero la transferencia de tecnología al agricultor ha sido un problema. Tenemos que asegurarnos de que estén disponibles a precios razonables”.

En junio de 2021, Uganda adoptó un Plan de acción tecnológico para la adaptación al cambio climático. Señaló: “El aumento de la temperatura debido al cambio climático puede alterar la estacionalidad de las precipitaciones. Es probable que los patrones climáticos erráticos e impredecibles afecten los calendarios agrícolas con un alto nivel de pérdida de campo después de la cosecha”.

El plan, desarrollado con la asistencia del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) de las Naciones Unidas, recomienda recolectar la escorrentía de aguas superficiales para las comunidades que viven en zonas de precipitaciones unimodales en el norte y el este de Uganda y la mejora tecnológica de cultivos para proporcionar variedades de semillas mejoradas a 200.000 pequeños agricultores. .

Informe de la Oficina de las Naciones Unidas

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Jacinto Pabón Rodarte +info...
Finalidad Manage and moderate your comments. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba