Una herencia sin testamento, un problema económico

By | 16 mayo, 2015

Cuando se nos muere un familiar, la pena nos sobrecoge, pero además se abre un periodo de incertidumbre de saber que ocurrirá con todo su legado.

Un testamento es un documento muy simple que todos debemos hacer, solo cuesta unos 30 o 40 euros en una notaría y con ello le ahorraremos muchos euros a nuestros seres queridos.

Es muy importante conocer la existencia del testamento, para ello debemos acudir al centro de atención al ciudadano más cercano, para pedir dos documentos, el certificado de últimas voluntades para ver si se realizó o no el testamento y también el certificado de seguros de vida, donde aparecerán si existen o no algún seguro contratado que cubra el fallecimiento del asegurado. Contar con testamento es básico desde el momento que tenemos hijos y también un seguro de vida para tener cubierto a nuestros seres querido. Contratar Seguros en Tenerife es necesario para vivir más tranquilo y dejar nuestro futuro asegurado.

Los casos de herencias sin testamento madrid son muy habituales y llevan consigo la necesidad de realizar un trámite largo, tedioso y costoso denominado la declaración de herederos. Es estos momentos es cuando sale la típica frase de los hijos, “¿por qué no hizo testamento mi padre?” o también “que poco previsor fue mi padre”.

En qué consiste la declaración de herederos

herencia sin testamento madridSe trate de un trámite que se realiza en los casos de herencias en las que no se ha podido dar con un testamento, ni tan siquiera realizado a mano por el propio fallecido.

Se puede realizar por dos vías diferentes, la vía judicial y la vía notarial. No somos libres de elegir una u otra, ni mucho menos, para escoger la vía es necesario saber quiénes son los posibles herederos legítimos y en base a ellos se escoge la vía.

En estos casos es casi esencial contar con un abogado especializado en herencias, ya que conocen bien los trámites y además hacen las veces también de mediador en las familias, ya que una herencia en muchos casos es fuente de rencillas y peleas entre los familiares por los bienes del fallecido.

Es necesario recodar una cuestión fundamental, que no solo se heredan los bienes, sino que también se heredarán las deudas que el fallecido adquirió a lo largo de su vida. Es decir, por ejemplo, que si compro un coche y lo financió y fallecida la persona no ha terminado de pagar el coche, sus herederos deben hacerse cargo de esta deuda y terminar de pagar el coche, ya que si no la financiera les embargará el vehículo. Por ello resulta necesario o al menos enterarse bien de cuál es el contenido de la herencia para no llevarse una sorpresa desagradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.