América Latina y Caribe

Zonas Económicas Especiales: Un guiño al capitalismo en Venezuela

– Venezuela se prepara para replicar la experiencia de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), un mecanismo en el que más de 60 países han intentado atraer inversiones y acelerar el crecimiento económico, y que bajo su gobierno socialista proclamó que avanza el “neoliberalismo silencioso”.

El objetivo de las ZEE es “brindar condiciones especiales para ganar la confianza económica de inversionistas de todo el mundo, y el desarrollo productivo para acabar de una vez por todas con el rentismo petrolero”, dijo el presidente Nicolás Maduro al anunciar que es la Orgánica Ley. de Zona Económica Especial el 20 de julio.

Las ZEE, “90 por ciento de las cuales están en el Sur global en desarrollo, son un catalizador de los procesos de reestructuración económica y van de la mano con la expansión de la economía neoliberal”, dijo el sociólogo Emiliano Terán, investigador del Observatorio no gubernamental venezolano. Ecología Política, dijo .

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), en 2019 había 5.383 zonas económicas especiales en todo el mundo y otras 508 en construcción, de las cuales 4.772 estaban en países en desarrollo: 2.543 solo en China y 737 en el sudeste asiático.

En América Latina y el Caribe hubo 486 – 73 en República Dominicana, alrededor de 150 en Centroamérica, siete en México y 39 en Colombia.

Las ZEE son principalmente comerciales, como los puertos libres o las zonas francas, donde se eliminan las cuotas de importación, los aranceles, las aduanas o los impuestos sobre las ventas; industrial, con énfasis en mejorar la infraestructura disponible para las empresas; empresas urbanas o mineras; o procesamiento de exportación.

Su principal característica es que, para incentivar la inversión, especialmente la extranjera, existen regulaciones más flexibles en materia de impuestos, requisitos de inversión, empleo, trámites y trámites, acceso a recursos e insumos, cuotas de exportación y repatriación de capitales.

Una de las zonas de acampada improvisadas por turoperadores en La Tortuga, una isla sin población permanente donde se proyectan desarrollos turísticos que generan alarma ambiental, ya que podrían afectar gravemente el ecosistema de la isla, que aún se encuentra casi prístino, y las aguas aledañas. Mar Caribe. AMIGOS: Jorge Muñoz/Aleteia

Mira el entorno

En Venezuela, las primeras cinco zonas prescritas son la árida Península de Paraguaná, en el noroeste; Isla de Margarita, en el sureste del Caribe; La Guaira y Puerto Cabello, que son los puertos más grandes, a lo largo de la parte central de la costa Caribe; y la remota Isla de La Tortuga, a unos 200 kilómetros al noreste de Caracas.

Paraguaná cuenta con un gran complejo de refinación de petróleo (área de 3.400 kilómetros cuadrados), y la Isla de Margarita (1.020 kilómetros cuadrados) ha sido durante muchos años zona libre de impuestos sobre las ventas y meca turística de la clase media venezolana.

Puerto Cabello y La Guaira son básicamente puertos de importación para la población centro-norte del país, que envía sus principales exportaciones, petróleo y metales, desde los muelles de las zonas productivas del oriente y occidente.

Se están planificando complejos hoteleros, aeropuertos, marinas y campos de golf para La Tortuga, que cubre 156 kilómetros cuadrados y no tiene población permanente. Grupos ecologistas advierten que en sus aguas, sus arrecifes y en la propia isla hay cinco especies de tortugas, 73 especies de aves y decenas de especies de peces y cetáceos.

El sociólogo Emiliano Terán (R) se une a los economistas Luis Crespo (C) y Carlos Lazo (L) en un foro en la Universidad Central de Venezuela que critica las zonas económicas especiales anunciadas. AMIGOS: Humberto Márquez/

economía limitada

“El tema ambiental es motivo de preocupación, pero es difícil creer que el gobierno tenga los recursos o los inversionistas para la cantidad de hoteles previstos para La Tortuga”, dijo el economista Luis Oliveros, profesor de las Universidades Metropolitana y Central. Venezuela. .

Las ZEE venezolanas prescritas parecen ser “más anuncios publicitarios que realidades, y aunque nos gustaría que el gobierno pensara en el crecimiento y el desarrollo de la mano de la inversión privada, se necesita mucho más. Queda por aclarar qué es exactamente lo que persigue el gobierno con estas zonas”, dijo Oliveros.

En Venezuela “existen restricciones a la creación de ZEE, como las sanciones (impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea) y la necesidad de generar estabilidad macroeconómica y seguridad jurídica, temas pendientes”, dijo.

Tras siete años de fuerte caída -y tres años de hiperinflación-, el producto interno bruto anual de Venezuela, que hace una década superó los 300.000 millones de dólares, se sitúa entre 50.000 y 60.000 millones de dólares, según economistas.

La producción de petróleo, principal palanca de la economía y fuente de ingresos fiscales, ha disminuido y está hambrienta de nuevas inversiones, y el Estado busca desesperadamente ingresos exportando crudo a precio de descuento o vendiendo el oro extraído a un alto costo para el medio ambiente. en el sureste del país.

Atraer inversiones para las ZEE que aún no están completamente mapeadas puede ser una lucha cuesta arriba, considerando, por ejemplo, que las grandes empresas no han tocado a la puerta para aumentar la producción de petróleo (600.000 barriles por día cuando era de tres millones hace diez años) a pesar de la señales favorables enviadas por los Estados Unidos.

Desde marzo, los contactos informales entre Washington y Caracas, alimentados por el impacto de la guerra en Ucrania en el mercado energético mundial, han explorado, hasta ahora sin éxito, aliviar las sanciones y otras medidas para que Venezuela regrese al mercado del petróleo estadounidense con nuevas inversiones. .

La Bahía Juan Griego en el norte de la Isla de Margarita, que ya tiene medio siglo como zona libre de impuestos sobre las ventas y meca turística de la clase media venezolana, es ahora una de las cinco zonas económicas especiales del país. AMIGOS: Mipci

plan neoliberal

En el sureste del país, zona rica en oro, hierro, diamantes, coltán y otros minerales, el Arco Minero del Orinoco de 112.000 kilómetros cuadrados (más grande que Bulgaria, Cuba o Portugal) fue identificado en 2016 como un «desarrollo estratégico zona”, y entregado al control y manejo en mano a las fuerzas armadas.

El Arco Minero “fue un precedente de un nuevo modelo impulsado por el Estado para atraer inversiones, pero con desprecio por el medio ambiente y restricción de los salarios y derechos de los trabajadores”, advirtió Luis Crespo, profesor de Economía de la Universidad Central de Venezuela. Crespo, durante un foro en esa universidad.

“Las zonas económicas especiales son parte de un plan de ajuste neoliberal silencioso que impulsa el gobierno del presidente Maduro”, dijo Crespo.

La ley de ZEE de Venezuela -promulgada por la legislatura, que es boicoteada por la mayoría de la oposición política- dice que su propósito es desarrollar un nuevo modelo de producción, promover la actividad económica nacional y extranjera, y diversificar y aumentar las exportaciones.

También tiene como objetivo promover la innovación, la industria y la transferencia tecnológica, crear puestos de trabajo y “garantizar la sostenibilidad ambiental de los procesos productivos”.

La terminología sobre el socialismo o la transición al socialismo, que es frecuente en el discurso político del gobierno y del gobernante Partido Socialista Unido, está ausente en la legislación de las ZEE y en los reiterados llamados al capital privado.

“El ejemplo de China está siendo seguido, al igual que por otros países, y las ZEE están siendo utilizadas como demostración de formas heterodoxas de acumulación de capital, en el proceso de neoliberalismo progresista de la economía, como modelo petrolero de producción y distribución de la riqueza. agotador», dijo Terán.

Agregó que “las ZEE no pueden verse sólo en términos de indicadores macroeconómicos”, siendo “zonas de sacrificio social y ambiental, con una nueva geografía política de despojo, y con licencia laboral, especialmente de las mujeres trabajadoras”.

Según la UNCTAD, aunque las zonas económicas especiales difieren de un país a otro y dentro de los países, sus características comunes incluyen un área geográfica claramente definida, un régimen regulatorio distinto del resto de la economía y un apoyo especial de infraestructura para el desarrollo. por sus actividades.

Vista del paso fronterizo entre Colombia y Venezuela sobre el Puente Simón Bolívar (en el suroeste de Venezuela y noreste de Colombia), donde había libre tránsito y una intensa actividad antes de que se cerrara la frontera y se rompieran las relaciones entre ambos países. Ahora Caracas planea crear una zona económica especial binacional en el área. AMIGOS: Humberto Márquez/

Más política

Las ZEE de Venezuela estarán dirigidas por un consejo designado libremente por el presidente, cada una de ellas tendrá autoridad individual nombrada por el presidente, y la legislatura debe considerar el decreto que establece una de las zonas dentro de 10 días hábiles o lo hará él. aprobar, sin discusión.

En la práctica, se modifica la división político-administrativa del país en áreas como las ZEE, el Arco Minero o las zonas militares especiales, que sólo teóricamente son una república federal con 23 estados más un distrito capital.

En otro movimiento político, el 23 de agosto Maduro propuso públicamente a su nuevo homólogo en Colombia, el presidente de izquierda Gustavo Petro, quien asumió el cargo el 7 de agosto, que se creara una zona económica binacional especial entre el suroeste de Venezuela y el noreste de Colombia.

“Vamos a proponer al presidente Petro construir una gran zona económica, comercial y productiva entre el Departamento de Norte de Santander (Colombia) y el estado Táchira (Venezuela)”, dijo Maduro.

Las relaciones diplomáticas, políticas, comerciales y de tránsito entre los países vecinos se han roto desde febrero de 2019.

En Táchira, voceros empresariales mostraron su apoyo a que este estado andino de 11.000 kilómetros cuadrados logre regímenes especiales que favorezcan el comercio con el vecino país, y sus colegas de Colombia apuestan por la recuperación del comercio bilateral, que ha logrado a la primera década de eso. Este siglo.

Terán calificó el proyecto de creación de las ZEE como “un nuevo acuerdo de élites en Venezuela”, luego de más de 20 años de intenso conflicto político, pero advirtió que “hay otra opción, porque aunque fragmentada, dispersa y con una nueva mirada, las protestas contra estos acuerdos no cesaron”.

Editorial TMD

Amplia experiencia en el campo informativo. Recogemos las noticias más importantes alrededor del mundo de las fuentes oficiales para ti. En tu Mundo al Día monitoreamos el acontecer global y recogemos los testimonios y comentarios de las fuentes originales resumidas para ti en este portal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
ResponsableJacinto Pabón Rodarte +info...
FinalidadManage and moderate your comments. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosAutomattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba